La empresa asegura que despidió a una transexual porque «no trabajaba bien»

el
La empresa asegura que despidió a una transexual porque «no trabajaba bien»
20-3-2007 02:54:52

M. J. F.

BARCELONA. Los representantes de la empresa Euroresidencias, que gestiona varios geriátricos en España, justificaron ayer el despido de una trabajadora transexual en que «no hacía bien su trabajo» y era «impermeable» a los consejos que se le daban. Aseguraron que la decisión nada tuvo que ver con la condición sexual de la empleada, que conocían desde el principio y que la abogada de Euroresidencias, Ana Gárriz, calificó de «anecdótica».

En el Juzgado Social 18 de Barcelona se celebró el primer juicio en España por presunta discriminación laboral por transexualidad, en la persona de Gina Serra, de 47 años. Gina comenzó a trabajar el 17 de enero pasado en un geriátrico barcelonés, asignada al turno de noche y con un contrato de tres meses, uno de ellos en periodo de prueba. El 30 de enero se le notificó la rescisión por no haber superado la prueba, cuando Gina ni siquiera había firmado el contrato.

La abogada de Euroresidencias reconoció que fue «un error administrativo» y aseguró que es política del grupo firmar el contrato «en los tres o cuatro primeros días». Por ello, en el acto de conciliación previo al juicio, la empresa aceptó la improcedencia del despido e indemnizó a la afectada con 1.200 euros.

Piden despido nulo

Sin embargo, Josep Millán, abogado de Gina Serra, reclamó ayer que el despido se declare nulo al entender que Euroresidencias la echó por ser transexual, y pidió que sea readmitida. El defensor adujo varias circunstancias que, a su juicio, demuestran que hubo discriminación; entre otras cosas, que Gina no dispusiera de taquilla, que no se le hubiera dado uniforme como al resto, y que tuviera que cambiarse en los lavabos en vez de en el vestuario.

Las cuatro personas de la empresa que declararon en el juicio negaron estos hechos y aaseguraron que otras empleadas también tardan en tener taquilla y uniforme. En cuanto al lugar donde cambiarse de ropa, la supervisora Begoña C. negó haber obligado a Gina Serra a hacerlo en los lavabos. Las empleadas indicaron que conocían desde el primer momento que su compañera era transexual porque aunque ella se presentó y firmaba como Gina, en su documento de identidad y en otros figuraba su nombre masculino. Una de las declarantes juró por sus hijos, a preguntas del defensor, no haber usado jamás la expresión «maricón de mierda» para referirse a su compañera.

Para corroborar que no hubo discriminación con Gina por su transexualidad, otra empleada dijo que en la empresa «hay relaciones homosexuales» y Euroresidencias lo sabe.

Persona «brusca»

Según estas trabajadoras, había quejas de las dos compañeras de Gina Serra en el turno de noche porque ésta «no hacía su trabajo» y era una persona «brusca» que, por su fuerza física, había llegado a hacer daño a algún anciano al moverlo. Según la empresa, algunos internos se quejaron y una de las trabajadoras de la noche se despidió de manera voluntaria porque «Gina no sabía hacer su trabajo, y entonces ella tenía que hacer el de las dos». La empresa reconoció, sin embargo, que no existió ni una sola queja por escrito.

Cuando una de las empleadas manifestó que se necesita «más o menos una semana» para adquirir una mínima experiencia en el trabajo de cuidar a los ancianos, el abogado de Gina Serra resaltó que ésta, por cómo están montados los turnos laborales, trabajó tan sólo cinco días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s