Una transexual lleva a juicio a una empresa por discriminación

16/3/2007  COLECTIVOS

Una transexual lleva a juicio a una empresa por discriminación

 

  1. • La demandante trabajó ocho días sin contrato antes de ser despedida
  2. • La vista, que se celebrará el lunes, es la primera de este tipo en España
 Carme Simarro, Joana López y Gina Serra (de izquierda a derecha), ayer en Barcelona. Foto:  RICARD CUGAT
Carme Simarro, Joana López y Gina Serra (de izquierda a derecha), ayer en Barcelona. Foto: RICARD CUGAT
XABIER BARRENA
BARCELONA

La historia de Gina Serra tiene algo de déjà vu. Una persona con una vida profesional plena y que, de repente, sea por un embarazo, por declarar su orientación sexual o, como en el caso de Serra, por hacer visible su transexualidad, vive un rosario de discriminaciones. La última, la más flagrante.
En enero encontró trabajo como auxiliar en la empresa de gestión de geriátricos Euroresidencias, del grupo inmobiliario Sacyr-Vallehermoso, donde trabajó solo ocho días. Hasta que la llamaron para decirle que no había superado el tiempo de prueba. El lunes, ambas partes se verán en un juzgado de lo social de Barcelona, en el primer juicio por discriminación a transexuales que se celebra en España.
La demanda de Gina Serra, una histórica en la defensa de los derechos de los transexuales –es fundadoras y durante mucho tiempo cabeza visible de la Asociación de Transexuales de Catalunya– se centró en “la improcedencia y nulidad” del despido, según detalla su abogado, Josep Millán, de los servicios jurídicos de UGT. En el acto de conciliación con la empresa, esta reconoció la irregularidad cometida por emplear sin contrato a Serra y la resarció económicamente de los perjuicios provocados. El lunes se dilucidará si se considera nulo o no el despido y, por tanto, si la empresa debe readmitir a Serra.

TRANSFOBIA
La acusación tratará demostrar que detrás del despido se esconde la discriminación transfóbica. Los demandantes no quisieron ayer, en rueda de prensa, mostrar las pruebas con las que acudirán al juzgado. Sin embargo, sí dieron una par de pinceladas. Por ejemplo, que Serra era invitada a cambiarse de ropa en los lavabos de la residencia, en lugar de los vestuarios, y que el primer día de trabajo “todo el mundo” la conocía y sabía de su sexualidad, según declara la propia afectada. Serra afirmó ayer que, tras lo ocurrido, tiene miedo a buscar trabajo y “ser rechazada de nuevo”.
Hasta ese momento, las discriminaciones que había vivido la afectada desde que decidió, hace siete años, adecuar su físico a su sexualidad, habían sido palpables, pero indemostrables. Saldaba con éxito sus entrevistas de trabajo pero todo se torcía cuando mostraba su DNI. El Congreso de los Diputados aprobó hace dos semanas el proyecto de ley que permite a las personas transexuales cambiar de nombre y de sexo en el Registro Civil sin necesidad de cirugía.
Carme Simarro, secretaria de políticas de la mujer e igualdad de UGT afirmó en la comparecencia de prensa que el caso de Serra es solo “la punta del iceberg”, en referencia a muchas otras personas que viven diariamente situaciones similares de discriminación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s