ATC libertad condena la Transfóbia de la Justicia en el caso de Alexia y su hijo en el tribunal Constitucional

el

ATC libertad condena la Transfóbia de la Justicia en el caso de Alexia y su hijo en el tribunal Constitucional

ATC libertad muestra su profunda decepción por los prejuicios del Tribunal Constitucional en relación a la sentencia del recurso de apelación presentado por Alexia Pardo por la sentencia anterior de la Audiencia de Lugo que restringía gravemente su patria potestad como progenitora de un hijo fruto de una relación anterior a su reasignación sexual.

 

El interés del menor, por el que dice velar el Tribunal Constitucional, no sólo no se ha defendido, como pretende hacer creer la sentencia, sino que se ha despreciado al avalar que este hijo sólo pueda disfrutar de Alexia tres horas cada 15 días. Este régimen de visitas iguala su situación a la de sospechosos de abusos sexuales a menores o malos tratos, quedando evidenciada la criminalización de la transexualidad.

 

Los informes psicológicos apuntan que el menor mantiene una perfecta relación con Alexia, pero el Tribunal Constitucional quiere protegerlo de su madre transexual como si la transexualidad fuera algo pernicioso para el desarrollo del niño.

 

 

Muchas personas transexuales tienen descendencia y sabemos que sus hijas e hijos, la infancia en general, sólo buscan la protección y el cariño de sus padres y madres, sin importarles los cambios físicos que se den en alguno de ellos.

 

A la sentencia le importa muy poco las consecuencias emocionales que va a tener la misma para el niño y por supuesto para Alexia, que dicho sea de paso, goza de una perfecta estabilidad psicológica, con las pruebas clínicas que ella ha aportado. Además su hijo ha manifestado en diferentes pruebas periciales que quiere ver a Alexia, su madre, y que no le importa ni que se maquille ni que sea mujer.

 

Queda claro que una parte de la Justicia es un poder salpicado muchas veces por la moral transfóbica.

 

Transfobia: la discriminación suele encontrarse casi siempre en los estereotipos, que son creencias, ideas y sentimientos negativos o positivos hacia ciertas personas pertenecientes a un grupo determinado. Cuando se realiza una valoración negativa de un grupo en base al estereotipo, el resultado es el prejuicio.

Todos los seres humanos tendemos a categorizar el mundo que nos rodea para poder manejarlo y entenderlo mejor.

Esta tendencia a establecer categorías y a agrupar a las personas dentro de ellas es lo que da lugar a los estereotipos, que van más allá de la mera categorización e incluyen rasgos de personalidad, emociones, aficiones, gustos, etc. que se cree que comparten los miembros de un grupo.

 Para llevar la discriminación hasta sus consecuencias más atroces hace falta algo más que odio. Estos grupos perciben a los colectivos discriminados como inferiores, no humanos y fuera del contexto donde se aplican las leyes morales. La persona percibida así no despierta ningún tipo de compasión cuando está siendo maltratada, como haría un miembro del propio grupo. En los campos de concentración alemanes, algunas oficiales nazis se hacían cargo de niños pequeños judíos a los que trataban bien, pero no de forma diferente a como tratarían a un animal. A pesar de no sentir odio hacia ellos ni deseos de hacerles daño, eran incapaces de verlos como seres humanos, pues eso habría sido incompatible con las atrocidades que estaban cometiendo con los padres y madres de esos niños.

Si la inhibición moral es una conducta más pasiva, que nos hace volver la cabeza indiferente ante el maltrato, la exclusión moral es una postura más extrema que puede llegar a la masacre o el genocidio. Los miembros del grupo excluido son vistos como despreciables, gérmenes que infectan al propio grupo, seres inferiores incapaces de tener sentimientos humanos como compasión y dolor. A pesar de cometer atrocidades contra ellos, rechazan la responsabilidad de tales actos ya que dicen hacerlo por el bienestar de su propio grupo o porque se consideran una autoridad moral superior. Con los suyos, en cambio, pueden ser amables y altruistas.

 Pertenecer a un grupo que está mal considerado puede tener una gran repercusión sobre las personas. Algunos llegarán a dudar de su propia valía y puede que incluso hayan sido educados desde niños en los mismos estereotipos que otros utilizan para discriminarlos. A pesar de esto, muchas personas pertenecientes a estos colectivos tienen una autoestima tal alta como cualquier otra persona.

Luchar por la igualdad y el cambio de los estereotipos. Se trata de luchar activamente por la igualdad de derechos.

 

El TC desestima el recurso de un padre transexual de Lugo que solicitaba ampliar el régimen de visitas a su hijo

Alexia ha llevado el caso hasta el Tribunal de Estrasburgo al considerar vulnerados sus "derechos fundamentales

   LUGO, 26 Ene. (EUROPA PRESS) –

   El Tribunal Constitucional ha desestimado el recurso de amparo que había admitido a trámite, por primera vez en la historia de España, un padre transexual de Lugo, a quien su ex mujer impedía mantener contacto con su hijo menor tras cambiarse de sexo, para ampliar el régimen de visitas.

   A Alexia Pardo –antes Álex–, después de comenzar el tratamiento hormonal, su ex esposa le limitó los encuentros con su hijo al solicitar a los tribunales la suspensión de la patria potestad y del régimen de visitas, alegando que la opción sexual de su padre podría afectar al equilibrio psicológico del menor.

   En 2005, la Audiencia Provincial de Lugo fijó un régimen de visitas de dos horas cada quince días. Visitas que debían realizarse en un punto de encuentro y siempre en presencia de los padres y de psicólogos.

   Los informes psicológicos dictaminaron que el niño era consciente de la situación y que tenía una buena relación con su padre, y que no había ningún problema porque ahora fuera una mujer.

   Alexia presentó un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, en su día admitido a trámite y ahora desestimado alegando que es lo mejor para el menor de 11 años.

   Alexia dijo recibir la noticia "como un jarro de agua" fría y no entiende que sus"  derechos fundamentales sean vulnerados", al considerarse víctima de una discriminación.

   A pesar de ello, piensa llegar hasta el final para recuperar la custodia normal de su hijo, y para lograrlo esta misma semana ha llevado el caso hasta el Tribunal de Estrasburgo con la esperanza "de que en Europa sean más respetuosos" con sus derechos.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s