Movimiento trans a traves de la historia. Catalunya 28 juny 2012

28J/ATC “NI UN PAS ENRERE: Els Drets i les Llibertats no es Toquen”
“No podem concebre un món on hi hagi manca de llibertats individuals i on es trepitgen els drets fonamentals de les persones. Els drets són la base per a bastir les lliberta…..ts.”.
(No podemos concebir un mundo donde haya falta de libertades individuales y donde se pisotean los derechos fundamentales de las personas. Los derechos son la base para construir las libertades.)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

movimiento trans a traves de la historia Catalunya 28 juny 2012
LA REPRESIÓN SEXUAL y LA IGLESIA

En 1532,bajo el amparo de la Iglesia clerical, promulga el primer código penal del Santo Imperio Romano-Germánico, en el artículo 116 estipula que todos aquellos que “caen en la lujuria”: humano con animal, hombre con hombre, mujer con mujer, debían ser quemados, mientras en los Países-Bajos los protestantes también condenan la sodomía con la pena capital. Calvino, en Ginebra, los “actos contra-natura” son severamente reprimidos: en 1555 y en 1670, en Roma se censan ejecuciones de hombres y mujeres por este motivo, mediante decapitación, ahorcamiento o ahogamiento.
En Europa las guerras de religión destruyen vidas humanas, y las ciudades quedan destruidas, las cosechas perdidas, hay hambrunas y desesperación
Las relaciones sexuales entre jóvenes, aprendices, monjes y criados, eran frecuentes y posibles gracias a una certera promiscuidad, marcada por la dificultad de acceder a las mujeres antes del matrimonio.
En la aristocracia europea decadente, las relaciones homosexuales eran toleradas en el marco de una sexualidad en la cual el dominante escogía a su compañero, con exigencia de que este último se pareciera al sexo débil y que fuera dominado tanto social como físicamente. Así: prostitutos, pajes, lacayos y ayudas de cámara eran a menudo objeto del deseo y placer, de los señores miembros del clero que tuviera la bolsa llena y los gastase con generosidad, en comportamiento ético en desacuerdo a su exigida dignidad.
Las tendencias sexuales, son confinadas al secreto y nunca deben ser mencionadas, a riesgo de exponerse a sanciones. La sociedad cristiana y patriarcal vive en la hipocresía, intenta mantener los valores sobre los cuales descansa, mientras que de forma oculta son participes de aquello que castigan. La caza a los sodomitas prosigue incansablemente su curso: a lo largo del siglo XVI y del XVII, se censan algunas condenas a la hoguera por toda Europa, de Francia a Italia, pasando por Alemania, España, Inglaterra e Irlanda.
El siglo XVIII ve aparecer una nueva figura del homosexual: el libertino elegante y afeminado. Gradualmente, la sodomía es percibida más como un “gusto” que un “vicio”,   
El “vicio” tiende entonces a desacralizarse en provecho de una nueva moral burguesa social y científica
En la Revolución Francesa que pondrá en pie un movimiento pionero en Europa, despenalizando los actos sexuales entre personas del mismo sexo.

El Movimiento LGBT

Se llama movimiento LGBT al movimiento social y político que pretende conseguir la normalización social y la equiparación de derechos de homosexuales (gays y lesbianas), transexuales, bisexuales, etc. con los heterosexuales.
Habitualmente se toma la parte por el todo y se consideran como equivalentes el «movimiento LGBT» y el «movimiento de liberación LGBT», que normalmente se considera surgido en 1969 con los disturbios de Stonewall. Sin embargo, existe un continuo histórico de lucha por los derechos de homosexuales desde finales del siglo XIX, pudiendo dividirse en tres periodos históricos distintivos:
• el primer movimiento homosexual hasta la II Guerra Mundial.

• el movimiento homófilo, de 1945 hasta finales de la década de 1960.

• el movimiento de liberación LGBT, desde 1969 hasta la actualidad.

En la segunda segunda mitad del siglo XIX la sodomía era considerada un delito en la mayoría de los países occidentales y sus colonias, sólo estaba despenalizada en los países que habían seguido el ejemplo del código penal francés que había considerado delitos solamente aquellos comportamientos que perjudicaran a un tercero, en Europa estas excepciones fueron además de Francia, España, Bélgica, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal, Italia y Baviera (antes de la formación del imperio alemán), y en América Brasil, México, Guatemala y Argentina. 

Adolf Brand junto con Benedict Friedlaender y Wilhelm Jansen, cuyo ideal era el amor homosexual entre hombres viriles y la pederastia según el modelo griego.[4] Sus miembros se encontraban intelectualmente cerca de las ideas de Gustav Wyneken sobre el Eros pedagógico y defendían la masculinidad de los hombres gays.

Hirschfeld señaló que el travestido es heterosexual, aunque algunos pueden ser bisexuales u homosexuales. El travesti masculino busca expresar el lado femenino de su personalidad. Considera que su rol se lo impide y necesita recurrir a la ropa femenina en la que destaca la suavidad, la elegancia y la belleza.

El travestismo no implica prostitución, pero esta actividad es frecuente entre los hombres travestidos, una minoría oprimida, discriminada y excluida del mercado laboral.

Movimiento homófilo

Se denominó movimiento homófilo al movimiento homosexual surgido tras la Segunda Guerra Mundial, aproximadamente entre 1945 y finales de la década de 1960. El término «homófilo», fue adoptado por los grupos de esta época como alternativa a la palabra homosexual, para enfatizar el amor en lugar del sexo, y alejarse de la imagen negativa y estereotipada del homosexual sexualmente promiscuo. La palabra fue creada por Karl-Günther Heimsoth en su tesis doctoral de 1924, Hetero y homófilo .

Pretendían conseguir la aceptación de los homosexuales y conseguir que fueran miembros respetables de la sociedad a través de dos medios: la difusión del conocimiento científico sobre la homosexualidad, que desterrara mitos negativos, y el debate para intentar convencer a la mayoría de la sociedad de que, a pesar de las diferencias que se reducían al ámbito privado, los homosexuales eran personas normales y honradas.

Los disturbios de Stonewall

El éxito y consecuencias de los disturbios de Stonewall se deben en gran medida al cambio de mentalidad general que se había producido en la sociedad en los años 60, promovida por la revolución sexual, el movimiento feminista y la lucha por los derechos civiles de las minorías raciales. 

Stonewall representa un punto de inflexión en la organización de los colectivos y la interconexión de la subcultura gay, cambiando radicalmente su programa político. Mientras que los activistas de las generaciones anteriores habían luchado sobre todo por una mayor aceptación, las generaciones siguientes a Stonewall exigirán el reconocimiento social, la integración y equiparación de derechos completa.

“Moral de Convento”

La Iglesia como institución se posicionó en contra del régimen republicano desde el mismo momento del triunfo de la República en las urnas. En la ciudad de Valladolid y por toda la provincia, los curas clamaban desde los púlpitos, haciendo crecer una falsa sensación de peligro y persecución hacia los católicos.

El régimen genocida del General Franco se esforzó por anular los avances sociales de la República instaurando la última dictadura teocrática integrista católica de occidente.

La Iglesia como institución se posicionó en contra del régimen republicano desde el mismo momento del triunfo de la República en las urnas. En la ciudad de Valladolid y por toda la provincia, los curas clamaban desde los púlpitos, haciendo crecer una falsa sensación de peligro y persecución hacia los católicos.

El régimen genocida del General Franco se esforzó por anular los avances sociales de la República instaurando la última dictadura teocrática integrista católica de occidente. http://vimeo.com/13455159

 

La educación como herramienta política durante el franquismo

En el comienzo de la dictadura, Franco y la Falange Española quisieron seguir el ejemplo de Estado totalitario de los regímenes fascista y nazi que todavía gobernaban en Italia y Alemania respectivamente. En esta primera época, las preocupaciones educativas del franquismo giraban en torno a dos ejes:

En primer lugar, eliminar cualquier indicio a republicanismo, anarquismo, comunismo, etc. de la educación, incluyendo, lógicamente, al profesorado. En segundo lugar, desarrollar una nueva “pedagogía” para la formación del “Nuevo hombre español” bajo valores como autoridad, jerarquía, disciplina y elitismo.

Durante estos primeros años se reformó el bachillerato (Ley de 1938) y la universidad (Ley de 1943) para adecuar la formación de las nuevas clases directivas con un currículum basado en cultura clásica y catolicismo, aunque era la Falange Española la que continuaba inspirando mayormente estas reformas.

En 1945 finaliza la Segunda Guerra Mundial. Franco se queda sin aliados políticos en Alemania e Italia y modifica su estrategia para perpetuarse en el poder buscando el apoyo incondicional de la Iglesia Católica utilizando como moneda de cambio el sistema educativo. En julio de 1945 se aprueba la Ley de Educación Primaria que es todo un ejemplo de exaltación ultracatólica. Esta ley, junto con el Concordato de 1953 supone la entrega definitiva del sistema educativo español a la Iglesia Católica quién, a cambio, le da apoyo político, estabilidad y legitimidad internacional. Nacía oficialmente el Estado Nacionalcatólico español.

En el Artículo XXVI de dicho Concordato podemos leer:

“En todos los centros docentes de cualquier orden y grado, sean estatales o no estatales, la enseñanza se ajustará a los principios del Dogma y la Moral de la Iglesia Católica.

Los Ordinarios ejercerán libremente su misión de vigilancia sobre dichos centros docentes en lo que concierne a la pureza de la Fe, las buenas costumbres y la educación religiosa.

Los Ordinarios podrán exigir que no sean permitidos o que sean retirados los libros, publicaciones y material de enseñanza contrarios al Dogma y a la Moral católica.”

Las Ramblas de Barcelona encabezada por un grupo de transexuales siendo la primera manifestación homosexual permitida en el Estado español.”

Pero los orígenes del activismo de las personas transexuales en el Estado español se remontan años atrás. La celebración de la primera manifestación del Orgullo Gay en Barcelona en junio de 1977 se convirtió en un momento importante de visibilización del colectivo transexual.

  http://www.ladinamo.org/ldnm/articulo.php?numero=19&id=471

La sociedad española ha avanzado mucho en los últimos 50 años.

Franco, mediante la modificación en 1954 de la Ley de vagos y maleantes, se encargó de que muchos homosexuales y transexuales fueran encarcelados durante años y recibieran maltratos de todo tipo. Según parece, el dictador consideraba que la erradicación de este “vicio” se lograría a base de palizas y de hambre.

Ha llovido mucho desde entonces. En materia legal, los transexuales pueden cambiar de nombre desde el año 2007 tras la aprobación de la Ley reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas. Cuando un transexual decide vivir de acuerdo con el sexo al que siente que pertenece, puede cambiarse el nombre sin necesidad de pasar por el quirófano. Para poder realizar la modificación en el registro debe cumplir unos requisitos: que un médico le haya diagnosticado disforia de género y llevar por lo menos dos años viviendo de acuerdo a su nuevo sexo.

Operaciones de cambio de sexo

La transexualidad sigue figurando en los manuales de la Organización Mundial de la Salud como un trastorno mental, algo contra lo que organizaciones transexuales de todo el mundo se manifestaron públicamente el 16 de octubre de 2009. Esta consideración implica que los transexuales deban someterse a una evaluación psiquiátrica para acceder a un tratamiento hormonal y/o quirúrgico, pero también que la Seguridad Social cubra los costes de esta operación, al menos en algunas comunidades autónomas españolas.

Existe un movimiento trans que lucha por la descatalogación de la transexualidad como trastorno mental, aunque en muchas ocasiones se legitima ya que facilita el acceso a la sanidad pública. Para Sonia Fernández, responsable del área Trans de COGAM (Colectivo de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales de Madrid), lograr el cambio es importante, ya que según explica “en la sanidad pública no sólo se tratan enfermedades, sino que también se atienden los embarazos, que no son ningún trastorno”. No obstante, considera que hay asuntos de mayor urgencia, como la implantación de coberturas médicas a nivel nacional.

Rechazo de la sociedad

 Mientras que los homosexuales han ido conquistando derechos poco a poco, los transexuales siguen siendo más “invisbles”.

“Las personas transexuales nacemos en sociedades equivocadas, no en cuerpos equivocados”, demuestra hasta qué punto sufren debido al rechazo de la sociedad. La mayor parte, cuando decide dar el paso y cambiar el rol asignado al nacer, se encuentra con la incomprensión de familiares y amigos. Algunos se ven obligados a cambiar de ciudad o incluso de país, con la dificultad añadida de que la mayoría sólo dispone de estudios básicos, ya que muchos abandonan los superiores o no llegan a cursarlos debido a la discriminación.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s