Consideraciones en torno a la propuesta de despatologización de la transexualidad

Consideraciones en torno a la propuesta de despatologización de la transexualidad

movimiento reivindicativo por la despatologización de la transexualidad

Sobre la conceptualización de las enfermedades mentales: el ejemplo de la homosexualidad.

¿Cuándo comienza a hablarse de transexualidad?

Discusiones conceptuales en relación a la transexualidad y a su abordaje

Más allá de la transexualidad: identidades trans y transgénero

Algunas reflexiones sobre la despatologización de la transexualidad

http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0211-57352011000200008&script=sci_arttext

Asociación Americana de Psiquiatría (APA) ha hecho pública una primera versión de la quinta edición del DSM

La nueva edición del DSM mantendrá la patologización de la transexualidad, aunque introduciendo cambios

La Asociación Americana de Psiquiatría (APA) ha hecho pública una primera versión de la quinta edición del DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), quizá el “catálogo” de enfermedades mentales más utilizado del mundo, y que junto a la Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS constituyen los dos principales métodos de clasificación de las mismas, en función de la presencia o no de una serie de criterios. Pues bien, este primer borrador del DSM-V hace oídos sordos a las demandas de despatologización de la transexualidad realizadas desde ámbitos LGTB internacionales. Introduce, eso sí, cambios significativos. Quizá la novedad fundamental consiste en el nombre que los psiquiatras de la APA pasan ahora a dar al “trastorno”, que implica además un cierto cambio conceptual. De “Trastorno de la identidad sexual” se cambia a ”Incongruencia de género” (”Gender incongruence”). Los argumentos que la APA da para justificar el cambio es que el elemento central del “trastorno” es el desajuste psicológico derivado de la incongruencia entre el género asignado a la persona en el momento del nacimiento y la identidad de género que la persona siente y manifiesta. Se deja fuera de la definición, por tanto, conceptos como el sexo biológico o la presencia o no de determinados órganos genitales.   Otra novedad importante asociada al cambio es que los nuevos criterios permiten retirar el diagnóstico en el momento en el que el desajuste desaparece tras el proceso de reasignación. Mientras que la definición anterior no proporcionaba una “puerta de salida” al diagnóstico, la definición propuesta sí permite retirarlo y, en definitiva, “darlo por curado” una vez que la persona siente que existe congruencia entre su cuerpo y su identidad.   La nueva versión del DSM-V será sometida ahora a la opinión de los especialistas que quieran hacer sugerencias y propuestas de cambio, que serán valoradas por la APA durante los dos próximos años, hasta que en mayo de 2013 se dé el visto bueno a la versión definitiva.

http://robinsonesurbanos.org/node/3214

Despatologización y no binarismo. Beatriz Preciado y Sandra Fernández

El cuestionamiento del binarismo de género y los desafíos e implicaciones de la lucha por la despatologización de la transexualidad sirvieron de puntos de partida para el debate público de la segunda sesión del seminario. En este debate -que moderó Alira Araneta (perfomer y activista por la diversidad sexual y los derechos de las personas trans e intersex que en la actualidad es portavoz de la campaña internacional Stop Trans Pathologization 2012) y al que finalmente no pudo asistir por problemas burocráticos el ecuatoriano Jorge Santana- intervinieron Beatriz Preciado, que propuso una “genealogía política del binarismo”, asegurando que tras éste lo que hay es una metafísica (que ella define como “la metafísica del binario”) que, aunque genera prácticas y técnicas muy concretas, tiene una dimensión “colosal” que va más allá de las problemáticas en torno al género y a la sexualidad; y Sandra Fernández, que planteó la necesidad de compatibilizar la reivindicación de la despatologización de la transexualidad con la defensa de derechos sanitarios específicos para los transexuales.

http://ayp.unia.es/index.php?option=com_content&task=view&id=648

Transexualidad no es una enfermedad

La Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (SOCUMES), dio a conocer su apoyo, en forma de Declaración, a la retirada de la transexualidad de la clasificación internacional de enfermedades mentales. Este documento fue aprobado durante la realización del V Congreso Cubano de Educación, Orientación y Terapia Sexual, celebrado en La Habana, entre el 18 y 22 de enero pasado.

El documento conocido como Declaración de la SOCUMES sobre Despatologización de la Transexualidad, es un pronunciamiento (y respuesta) adelantado, a la Asociación Americana de Psiquiatría, que publicará en 1012, la quinta versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales IV (DSM-IV, por sus siglas en inglés).

Según afirma SOCUMES en uno de los considerandos de su Declaración, al parecer, no se retiraría de ese Manual, ni de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la transexualidad de esta categoría de enfermedades.

La sección Diversidad Sexual, de SOCUMES, fue la encargada de trabajar este documento y que contó con el respaldo del Centro Nacional de Educación Sexual, CENESEX, organizador del Congreso. Mariela Castro Espín, es directora del CENESEX, de Cuba, desde donde se impulsan políticas dirigidas a proteger los derechos de los homosexuales, transexuales y lesbianas.

Castro Espín, hija del Presidente Raúl Castro, ha intentado – sin resultados- que la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento), debata una propuesta de Código de Familia en el que se incluyan los derechos legales de estas minorías.

En Cuba se han realizado 14 operaciones de cambio de sexo, (práctica autorizada legalmente desde 2008), lo cual significa que estas personas han recibido atención especializada en el hospital Calixto García, de la capital cubana.

Las personas transgénero pasan por un proceso integral que incluye un análisis hecho en el Ministerio de Justicia, para la entrega de un nuevo documento de identidad.

Según se puede leer en uno de los considerandos de la Declaración, las personas transexuales pueden ser vulnerables a la marginación, discriminación y el estigma, basados en el enfoque binario socialmente normado de reconocer sólo dos identidades de género: masculino y femenino; por lo que pueden sufrir daños físicos y psicológicos irreversibles que los pueden llevar al suicidio.

No es raro pensar, entonces, que estas personas aún tienen sueños que no se cumplen y aspiraciones que están muy lejos de lograr, teniendo en cuenta la lentitud con que se realizan estos procesos, y la resistencia de la sociedad ante tales cambios, más identificados con el mundo desarrollado.

Retirar de la categoría de enfermedades mentales a la transexualidad sería un gran paso, posterior al que se dio durante la década de los años 70, al excluir de los libros de medicina a la homosexualidad hasta entonces considerada como una patología.

Son bien conocidos los avatares sufridos por los homosexuales cubanos durante los 60 y los 70 del pasado siglo. Inclusive muchos de ellos fueron confinados a lugares como las llamadas UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción), una especie de prisiones donde se les obligaba a trabajar fundamentalmente en labores agrícolas.

Una de las preguntas del periodista francés, Ignacio Ramonet, en su libro Cien horas con Fidel, es precisamente sobre la situación de los homosexuales en esas décadas: “…uno de los reproches que se le hizo a la Revolución, en los primeros años, es que se dice que hubo un comportamiento agresivo, un comportamiento represivo contra los homosexuales, que hubo campos de internamiento donde los homosexuales eran encerrados o reprimidos…”

Hoy, aunque las cosas han cambiado, todavía poco se ha hecho para otorgar derechos a estos sectores de la población. No obstante, cuando se conversa con jóvenes, muestran una conducta diferente, con menos prejuicios, y tienen otra mirada con respecto a la realidad. Esa conciencia de cambio en el futuro es una de las mejores esperanzas para terminar con la homofobia en Cuba.

Si algo merece la pena reconocerse, es el trabajo realizado en el ámbito de la educación sexual con respecto a las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y el VIH-SIDA, íntimamente relacionados con la conducta sexual de los jóvenes. En materia de salud se trabaja arduamente.

No sucede lo mismo con la educación respecto a los prejuicios y cómo mira la sociedad a los transexuales. Evidentemente, falta mucho por hacer, más allá de la aprobación de documentos o las buenas intenciones de personas aisladas.

Pronunciarse por no considerar a la transexualidad como una enfermedad es un gran adelanto de Cuba y que debe ser del conocimiento de todos para ayudar a desterrar prejuicios y discriminaciones.

Este nuevo documento, aprobado en el V Congreso Cubano de Educación, Orientación y Terapia Sexual, lamentablemente no ha tenido la debida divulgación en los medios de difusión de la isla.

Es importante reconocer el trabajo de quienes han logrado aprobarlo, pero también difundirlo, para que las nuevas generaciones conozcan qué se hace en Cuba, en función de la diversidad de género.

http://www.cubavibra.es/articulos/getArticle.php?articleID=generoysexualidad45

aeLa lucha por la despatologización trans, una lucha feminista

Intervención en las últimas Jornadas Feministas de Granada del pasado diciembre.

Página Abierta, 208, mayo-junio de 2010.

Esta ponencia pone sobre la mesa los principales argumentos del discurso por la despatologización trans y trata de explicar la importancia de la alianza con el movimiento feminista. Desde esta perspectiva, la lucha por los derechos de las personas trans y también de las personas intersex debe ser ante todo una lucha feminista, contra las presiones de género y por el derecho al propio cuerpo. La intención es ir más allá de las categorías hombre y mujer a la hora de buscar aliados y comprender que actualmente las identidades se han complejizado, que la opresión también se ha complejizado y que las experiencias de muchas personas van más allá de este binomio (en este caso, las personas con identidades trans e intersex).

http://www.pensamientocritico.org/miqmiss0610.htm

aeSexos y géneros incongruentes: la diversidad como patología en el DSM

Reflexiones

Si bien el primer borrador del DSM-V introduce cambios significativos con respecto a las versiones anteriores, no se puede pasar por alto que se sigue considerando a la transexualidad y a otras variantes transgénero como patologías que necesitan de un tratamiento psiquiátrico.

La intención de abrir el espectro de variantes de género no responde a un deseo de despatologizar sino que por el contrario, busca incluir bajo la etiqueta de “Incongruencia de Género” a una amplia variedad de condiciones con el fin de que el diagnóstico y el tratamiento sean acertados y se ajusten adecuadamente a las características de las mismas.

Personas y asociaciones transexuales y transgénero reclaman que se elimine a la transexualidad como trastorno mental. Este reclamo se enmarca en una concepción que lejos de aplicar la lógica binaria con respecto al sexo y al género, entiende que no existen papeles sexuales, identidades y roles de género que sean esenciales, que estén biológicamente determinados, sino que por el contrario, son el resultado de una construcción social y que por ello mismo, pueden ser subvertidos, alterados y transformados.

Sin embargo, detrás de este reclamo por la despatologización subyace el temor de que si se deja de considerar a la transexualidad como un trastorno psiquiátrico, los seguros médicos se nieguen a cubrir el tratamiento psicológico, hormonal y quirúrgico que se requiere en casos de reasignación sexual. Frente a esta situación, estos colectivos sexuales demandan tener un libre acceso a los tratamientos hormonales y cirugías sin necesidad de la tutela psiquiátrica.DSCN1254

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s