La silicona.- En Mundo Trans estamos en contra de los inyectables de silicona y cualquier otro liquido como aceites de avion, cocina etc. Los riesgos de muerte, lesión, resultados no deseados, y problemas a largo plazo son demasiado altos.

sil aEn Mundo Trans estamos en contra de los inyectables de silicona y cualquier otro liquido como aceites de avion, cocina etc. Los riesgos de muerte, lesión, resultados no deseados, y problemas a largo plazo son demasiado altos.

Inyecciones de biopolimeros, silicona y aceites (imagenes fuertes)

A menudo escuchamos a personas transgénero decir “yo tengo silicona liquida en mi cuerpo y nunca he tenido problemas”. A ellos/as les decimos, “tienen suerte.” Los problemas con la silicona inyectada son múltiples y directamente proporcionales a la cantidad inyectada. Es menos probable que una pequeña cantidad inyectada en la cara cause complicaciones que grandes cantidades inyectadas en el pecho. Sin embargo cualquier inyección es potencialmente mortal. Uno se puede morir y hay quienes se han muerto por silicona inyectada.

A continuación mostramos unas imagenes ( fuertes) que muestran lo que pueden hacer las Inyecciones de biopolimeros, silicona y aceites en nuestro cuerpo.

La silicona industrial mata en silencio y con mucho dolor
Son por lo menos tres horas de intenso dolor cuando se lo introduce en el cuerpo humano con una jeringa para animal y, después, toda una vida de estar al filo de la muerte con una sustancia que ya no se puede extraer y que avanza como una culebra inquieta por los rincones internos del organismo.

Ese producto tiene un nombre: silicona industrial. La población travesti y transexual es la que más utiliza esta sustancia para fines estéticos: rellenar nalgas y formar pechos artificiales, a pesar del peligro de provocar efectos devastadores para la salud.

Su uso es clandestino y los daños que provoca son de conocimiento de quienes la aplican, así como de los que se dejan meter ese producto químico en el cuerpo y también de las autoridades del Servicio Departamental de Salud (Sedes). La primera llamada de atención de que un enemigo silencioso para la salud pública andaba suelto, estalló en abril de 2012, cuando Mariana, un travesti con curvas fabricadas, murió por neumonía química, como consecuencia de la silicona industrial que una persona no médica le colocó con jeringa en el pecho y en los glúteos.

“Cuando le estaban inyectando en la cola, ella se quejó, perdió el conocimiento y cayó, ante la desesperación de sus amigas. Me llamaron y yo les grité: ¡Llévenla a emergencias de un hospital, maldita sea!
ROBERTO NAVIA – rnavia@eldeber.com.bo

sil bAsí recuerda aquel momento Vanina Lobo, líder de la población travesti de Santa Cruz. Ahora que ha pasado el tiempo revela que el comercio subterráneo de la silicona industrial no solo ha crecido, sino que está en su auge; se inyecta en patios de casas humildes o en alojamientos baratos y afirma que esa bomba de tiempo detona en el momento menos pensado. “Se han presentado varios casos de compañeras que llegan con dolores de muerte y que, buscando una solución de emergencia, acuden a algún centro de salud para que les hagan raspajes en las zonas afectadas. Mediante un procedimiento doloroso y costoso, les abren el seno para intentar sacar esa cosa del cuerpo”.

A esa cosa, a la silicona industrial, también se la conoce como ‘aceite de avión’; se la utiliza en las turbinas de aeronaves como lubricante y refrigerante y para sellar partes de vehículos. Es decir, es un producto químico no apto para el cuerpo humano.
Su precio, cuenta Lobo, es de $us 100 por litro y otro tanto cobra la persona que lo coloca, que, por lo general es alguien que no sabe sobre medicina y que ha encontrado en esta actividad una forma de ganar dinero.

Lobo, beniana de nacimiento, arroja un dato que permite ver el tamaño del problema: “Por ca-da 10 muchachas que tienen curvas artificiales y que viven del trabajo sexual, ocho tienen en su cuerpo silicona industrial, y solo dos se realizaron implantes médicamente permitidos”, dice, y se les nota el susto en la cara. “Según diversos estudios existen 2.000 personas que se identificaron como travestis, pero sabemos que somos muchas más”.

Lobo dice que ha visto que después de 10 años se producen lesiones graves y hematomas a raíz de cualquier golpecito en la piel. “Actualmente hay una compañera que está sufriendo, sus pechos parecen dos hígados morados”, cuenta asombrada.
Muriel Arteaga, travesti y líder en Santa Cruz de Trans Red de Bolivia (Trebol), la primera organización boliviana de travestis y transexuales femeninas, recuerda que a pedido de una amiga suya estuvo presente en la introducción de silicona industrial. “Le hicieron cuatro perforaciones en el pecho y con una jeringa grande le metían el producto que es como un gel. Va entrando la cosa esa y se forma primero como un cuadrado y con la mano alguien moldea el seno. Después, para que los dos pechos ya voluminosos no se unan, los separan con unas ligas que no se las debe sacar durante un mes”, relata Arteaga, que tiene el cabello largo y crespo y los labios pintados de un rojo tímido.
Ambas, después lanzan dos datos que también sorprenderán a la doctora Ruth Escóbar, gerente de gestión de calidad del Sedes. “Los hoyitos que quedan por los pinchazos, los tapan con el pegamento La Gotita”,

Escóbar considera que aplicarse silicona industrial dentro del cuerpo es un atentado, es como colocarse una bomba que cualquier rato puede explotar.
“Averigüé más detalles y sé que lo hacen en domicilios particulares, envueltos en la clandestinidad”. Eso lo dice con un tono de pesar porque lamenta que no se haya tenido ninguna denuncia formal por parte de las víctimas, y en el caso de Mariani, que murió el año pasado, no hubo ningún avance en las investigaciones. “Un funcionario del Sedes intentó averiguar, pero no pudo conseguir ni siquiera el nombre real del fallecido”.

Evitar futuras víctimas será una tarea difícil, pero no imposible, según Escóbar, porque considera que también cada persona debe velar por su salud y que las autoridades no pueden actuar como soldados controlando las actividades de las personas.

En todo caso, cree que el paso inmediato que se puede dar es reunirse como la comunidad de travestis y transexuales, para trabajar coordinadamente y hacerles notar el tamaño del problema en el que se meterán quienes le den rienda suelta a la silicona industrial.

La sicóloga Lisset Gómez está enterada de este problema y dice que se trata de algo cotidiano, pero que a la vez la sociedad no se involucra porque aísla a quienes considera diferentes.
Pero, a su vez, en la televisión y otros medios difunden un prototipo de mujer envuelta en curvas, con pechos y trasero grandes, a las que los travestis tratan de imitar.

Otro motivo que Gómez considera causa para que la silicona industrial esté en su auge es que muchas se dedican al trabajo sexual (el 47% según un estudio liderado por la Organización de Travestis, Transgéneros y Transexuales Femeninas de Bolivia, y “es sabido que en ese rubro, según el modelo impuesto socialmente, tienen que mostrar pechos y la ‘cola’ para atraer a los clientes”.

M.E. es una persona que tiene silicona industrial dentro de su cuerpo y que, bajo el compromiso del anonimato, dice que sufre dolores en algunas regiones del cuerpo y que ha pensado seriamente en pedir ayuda médica. Lo que más le martiriza es la quemazón que siente cuando se pone al sol, por eso, dice que la noche se ha convertido en su principal amiga.
“Es como una brasa caliente que me aprieta el pecho. En mi casa tengo un baldecito con hielo y un trapo que me coloco encima de la piel cuando la situación se hace insoportable”, cuenta bajo su identidad clandestina

Esto es algo peor que la muerte, un acto canalla
HUGUERMES MUÑOZ – ANALISTA EN MEDICINA
La silicona industrial no debe tener otro uso que para el que fue fabricada. Se la emplea para sellar motores, pegar madera u otros objetos y labores. Existen diferentes densidades y formas de aplicación, según los propósitos que se tenga.
Hay que rematar con este dato: no es un producto orgánico y por lo tanto es incompatible con el organismo humano. Es por eso que, cuando es introducido bajo la piel, actúa como cuerpo extraño porque no es asimilable por el organismo.
El resultado es que produce horrorosos dolores y una inminente contaminación en el cuerpo, incluso puede causar la amputación de una pierna o de otros miembros.
En primer lugar se produce un efecto sicológico aplastante cuando la persona sabe que no se le puede extraer la silicona industrial, puesto que con el paso del tiempo se producen infiltraciones en diferentes partes del organismo.
Cuando los síntomas se manifiestan, por lo general la víctima ya no encuentra a quien le inyectó la silicona y recién acude a un médico para que le encuentre solución.
Se trata de una actividad clandestina, un acto canalla. Puede causar más que tumores. Tomemos como ejemplo el caso de que cuando alguien le echa querosén a un pedazo de carne. Ni lavando el alimento se lo podrá limpiar porque quedará impregnado.
Esta situación es algo peor que la muerte y lamentablemente es una práctica común en nuestra sociedad, se practica de manera clandestina y es un asesinato silencioso, muchas veces no denunciado y que no le conozco solución médica

bfeTransexual femenino / Cirugía de feminización corporal

En muchas ocasiones la hormonación no es suficiente para conseguir una silueta totalmente femenina. Por ello la cirugía plástica, a través de intervenciones de feminización corporal, nos permite redefinir el contorno corporal (a través de la liposucción o lipoesculutura, el aumento de mamas, la abdominoplastia o el aumento de glúteos, por ejemplo) para que la paciente se sienta completamente identificada posible con su género.

La lipoescultura tridimensional

 La hormonación consigue cambios en el cuerpo de la transexual femenina que la acercan a las formas de las mujeres biológicas pero sin conseguirlo completamente. La grasa se acumula de forma diferente en hombres y mujeres biológicas. La lipoescultura tridimensional permite moldear el cuerpo y darle las curvas propias de su género.

    La lipoescultura tridimensional es una técnica que permite eliminar aquellos depósitos de grasa localizados en zonas específicas del cuerpo: barbilla, papada, mejillas, brazos, contornos del pecho, abdomen, nalgas, caderas, muslos, pantorrillas y tobillos, aunque la más habitual es la lipoescultura de cintura, que permite moldear las curvas de la mujer transexual para asemejarlas a la de la mujer biológica.

    Si la lipoescultura es muy localizada y la zona es pequeña se aplicará anestesia local combinada con sedantes, aunque también existe la posibilidad de usar el bloqueo epidural, similar a la anestesia usada en el parto. En cambio, si la operación se practica en una zona extensa, es probable que se use anestesia general.

    Esta intervención, que suele durar entre 1 y 3 horas, dependiendo de la zona y la cantidad de fluido a succionar, debe combinarse con otra operación adicional en aquellas personas con pieles colgantes y poco elásticas. Las cicatrices, que son diminutas, se localizan estratégicamente para que apenas se aprecien.

    Con el objetivo de ayudar a moldear la nueva figura, se usará una prenda de compresión elástica durante las siguientes 3 o 4 semanas. Aunque pasados unos 3 o 7 días el paciente ya podrá reincorporarse a su vida laboral, es muy recomendable que no haga esfuerzos durante las 2 primeras semanas.

    Los resultados serán visibles de forma paulatina –se empiezan a observar entre 1 y 2 meses- pero no se apreciarán por completo hasta los seis meses. Los resultados sí son permanentes si posteriormente se cuida la alimentación y se practica ejercicio.

    Esta intervención puede realizarse antes o después de la Cirugía de Reasignación Sexual y las pacientes consiguen resultados muy satisfactorios.

Aumento de mamas o mamoplastia de aumento

    A pesar de que la hormonación ayuda notablemente al crecimiento de las mamas, en muchas ocasiones este no es suficiente o no resulta ser el deseado por la paciente. En estos casos se recomienda un aumento de mamas (mamoplastia de aumento) que puede realizarse antes de la vaginoplastia y que ayudará a asumir el rol femenino. La mamoplastia de aumento o aumento mamario es como se denomina a la cirugía que permite, gracias a unos implantes o prótesis, agrandar el volumen de los senos y dándoles al mismo tiempo una forma estéticamente femenina.

    Aunque existen diferentes vías para la colocación del implante -areola y surco mamario- la más utilizada suele ser la de la axila. Debe tenerse en cuenta que todas ellas dejan marcas imperceptibles en poco tiempo. Las prótesis utilizadas son de última generación –de gel cohesivo de silicona tricapa de alta calidad- y actualmente, las más seguras que existen en el mercado.

    Después de la intervención la paciente deberá llevar un vendaje elástico durante los dos primeros días, que se sustituirá por un sujetador especial. Aunque su vida social se reanudará a los pocos días, su incorporación al trabajo dependerá de la actividad que realice.

Abdominoplastia o dermolipectomía

    La mujer transexual puede tener cierta tendencia a acumular grasa en la zona abdominal. Dicho cúmulo no se elimina ni con una dieta hipocalórica ni con ejercicio físico. En ocasiones a esos depósitos de grasa se le suma una distensión de los músculos abdominales, lo que acentúa aún más la sensación de “vientre caído”. La abdominoplastia o cirugía del abdomen es la técnica quirúrgica que se utiliza para eliminar el exceso de piel y grasa del abdomen y para mejorar la silueta (sobre todo la cintura). Además, también permite estirar los músculos de la pared abdominal.

    La abdominoplastia no se debe entender como un substituto de una dieta hipocalórica, ya que no está indicado para adelgazar.

    Para esta intervención se requiere anestesia epidural o general y sólo en algunos casos muy concretos, cuando se realiza una abdominoplastia parcial, se realiza con anestesia local.

    La duración oscila entre 2 y 5 horas y requiere una noche de ingreso (en el caso de la abdominoplastia parcial el tiempo se reduce considerablemente -de 1 a 2 horas – y puede realizarse de manera ambulatoria sin ingreso). Las cicatrices, que se sitúan de forma estratégica en el pubis para que puedan ser tapadas por una braguita o tanga, se vuelven imperceptibles a lo largo del primer año.

    Con el objetivo de conseguir una rápida recuperación, la paciente deberá andar mucho. Los puntos se retirarán unos 10 o 15 días después de la cirugía y será en este momento cuando la paciente ya pueda incorporarse a de nuevo a su actividad laboral.

    Es importante que, aunque los resultados de la abdominoplastia perduren en el tiempo, el paciente siga una dieta equilibrada y practique ejercicio físico con regularidad.

Aumento de glúteos

    Es indiscutible que los hombres y mujeres biológicos tienen la zona glútea diferente tanto en forma como en volumen. La hormonación consigue dar a la mujer transexual unas curvas más acordes con su género, pero en algunos casos la forma final de sus glúteos no acaba de satisfacerle o no cumple con sus expectativas.

    La cirugía plástica ofrece la posibilidad de aumentar los glúteos, de darles volumen o remodelar el contorno de la zona glútea en aquellas mujeres transexuales que la tienen atrofiada. Esta intervención se realiza utilizando unos implantes, aunque, a veces, también es necesario combinarla con una lipoescultura y remodelación de la zona, para que el resultado sea óptimo.

    El aumento de glúteos es una técnica que permite, mediante implantes de gel de silicona cohesivo, dar a esta zona una forma más redondeada en la mujer transexual. La prótesis, que se sitúa debajo del músculo del glúteo mayor, se coloca mediante una incisión realizada en el pliegue entre ambas nalgas. La intervención, que se practica con anestesia general, tiene una recuperación que requiere ciertas pautas a seguir, como dormir boca abajo durante un par de semanas. El ejercicio físico que implique la zona tratada, debe evitarse al menos durante las cinco o seis primeras semanas.

Lifting de muslos o lifting crural

    El lifting crural o lifting de muslos es una técnica quirúrgica que permite eliminar el exceso de piel, el descolgamiento y las arrugas situadas en la parte superior e interna de ambos muslos. Este exceso de piel puede ser debido a varios factores como una pérdida de peso, una mala calidad de la piel (que ha perdido elasticidad y por tanto su capacidad de adaptarse al contorno de los muslos), una predisposición genética, algunas enfermedades, etc. En algunos casos, además existe un exceso de grasa acumulada, que hace que los dos muslos se junten. En estos casos es necesario asociar el lifting crural a una lipoescultura para que la remodelación de los muslos sea completa y más armónica con el resto del cuerpo..

    El lifting crural es una intervención que dura entre dos y tres horas y requiere, además de anestesia general o peridural, el ingreso hospitalario de la primera noche. Durante las primeras 48 horas después de la operación, la paciente debe guardar reposo, aunque a partir del tercer día ya podrá incorporarse y empezar a caminar. Aun así, no es recomendable andar en exceso hasta pasada una semana.

    Para aliviar la pesadez y disminuir la hinchazón, puede realizarse un drenaje linfático, aunque sólo deberá iniciarlo cuando el cirujano se lo indique. Será a partir de la quinta semana cuando se podrá reiniciar la actividad física, aunque sin forzar la zona.

    Debe tenerse en cuenta que en personas con la piel muy laxa y que jamás han realizado ejercicio físico, es posible que, con los años, la piel aparezca de nuevo algo flácida. Sin embargo, nunca se llega a la situación anterior a la operación.

http://www.ivanmanero.com/es/servicios/unidad-de-genero/transexual-femenino/cirugia-de-feminizacion-corporal

Ex drag queen guayaquileño se sometió a una técnica de succión para salvar su vida.

a¡Cirujano le extrajo dos litros de silicona!

Hace diez años, Fermín se inyectó silicona en sus “pompis”. Hoy mantiene la esperanza de recuperarse.

Germania Salazar, Guayaquil
Fermín Vergara, el ex drag queen que hace diez años se inyectó silicona líquida en los glúteos,  por fin vio  una luz de esperanza, luego de que un cirujano plástico acogiera su caso y lo ayudara gratuitamente extrayéndole un 40% de la sustancia, lo cual calmó el intenso dolor.
“En este momento me cicatrizan los orificios que me hizo el doctor para extraerme la silicona”,  comentó  Fermín,  quien teme por su vida por los efectos de la mortal sustancia con la que subsiste. Una transexual que falleció inyectó en su cuerpo un galón de líquido, el cual se regó por sus caderas, órgano genital y piernas.
Hasta hace pocos días sufría de fuertes dolores que le impedían realizar sus actividades, hasta que decidió pedir ayuda.
“Le he retirado un 40% con el método de succión”, señala  Franz Leví, cirujano plástico que se condolió de la situación del joven.
Fermín relata que el galeno    le inyectó primero una sustancia para diluir la silicona endurecida en las piernas, caderas, testículos y glúteos.
“Ahora no siento los dolores insoportables  en mi columna ni coxis como antes. Puedo inclinarme. No siento ese calor intenso en los glúteos”, señaló entusiasmado.
“En la primera y segunda sesión me puso anestesia local y con mucha cautela realizó el trabajo. Estuve consciente todo el tiempo. Cuando terminó de extraerme la silicona me mostró el material.  Me sacó una considerable cantidad del líquido que puso en un recipiente.  Era algo grasoso, había unas bolitas como cápsulas. Cuando las aplastaba con los dedos salía algo cristalino”, señala Fermín, quien toma medicamentos para la infección e inflamación y permanece fajado.
“Entré a las consultas desde las 16:00 y salí a las 19:00”, comentó.
“Antes de este procedimiento, sentía las nalgas duras, ahora están flácidas,  me puedo sentar sin que me duela. La molestia en los testículos también bajó, aunque hay momentos en que siento hincones. Estoy agradecido con Dios, con Diario EXTRA y con el doctor por ayudarme a tener una mejor calidad de vida”.

Una técnica que no deja huellas

“Saqué la sustancia endurecida en los puntos en los que sentía mucho dolor y quemazón. Todavía le quedan cúmulos, en las próximas sesiones serán retirados mediante la técnica que aplico, que   consiste en diluir la silicona y extraerla”, señaló Franz Leví.
El galeno prefiere no revelar el nombre del disolvente químico que aplica para evitar que personas inescrupulosas  también se dediquen a sacar la silicona.
Denomina a su método “técnica consular”, la cual evita que los pacientes sufran deformaciones en su cuerpo, “mientras que con las intervenciones quirúrgicas se corre el riesgo de arrancar tejidos, dejar depresiones (huecos) y  cicatrices feas en la piel”.
“Esto es lo bueno de dicha técnica, que la persona se recupera rápido. Con la extracción que se realiza baja la carga de silicona y cesa el dolor. Esto le permite una mejor calidad de vida”, dijo el especialista.
Fermín anhela recuperar su fisonomía varonil, “ya que como misionero espiritual de una iglesia mi aspecto me resulta incómodo”.

http://www.diario-extra.com/ediciones/2012/07/20/especial/cirujano–le-extrajo-dos-litros–de-silicona/

Archivo The Clinica

Los brutales métodos de las cirugías plásticas clandestinas: Morir por un poto

Jessica Osorio no es la única víctima de la silicona. Hay casos aún peores en que mujeres desesperadas por tener pechos, al no tener dinero para operarse, son capaces de inyectarse silicona de máquina de coser en el cuerpo. Las inyectan en condiciones casi infrahumanas: con agujas especializadas para caballos como la que está al lado, y en piezas clandestinas sin ningún tipo de acondicionamiento. Las mujeres no son las únicas que caen en esto, también transexuales y travestis. Y aunque todos saben que corren riesgo de muerte, no les importa: están dispuestos a todo por tener pechos.

Rosa Del Carmen Conos Carreño postrada en su cama de sábanas blancas y aroma floral, observa con tristeza unas fotos color sepia de su juventud. En las fotografías aparece de veintiún años, maceteada, calzando unas botas vaqueras y unos jeans ajustados. Su obsesión por volver a ser como fue en esa época, fue el punto de partida de sus actuales dolencias. Debido a eso se sometió a una operación de inyecciones de silicona, a la que jamás debió haberse sometido.

-Estoy tan arrepentida. Ya no puedo más. Por las noches tengo unos dolores tan salvajes en los pechos, que ni yo ni mi marido podemos dormir. Todo por culpa de la silicona. Es como un veneno que me quema, sabe.

A los 48 años, Rosa Del Carmen sólo quería recuperar los pechos firmes y prominentes de sus veinte años, y como no tenía los tres millones de pesos que una cirugía normal cuesta -donde le hubieran colocado las tradicionales prótesis con mallas protectoras-, pagó doscientos mil por una operación informal donde le inyectaron la silicona directamente al músculo. Por si esto fuera poco, a Rosa no le pusieron silicona quirúrgica de uso humano, sino que una de tipo industrial muy delgada que habitualmente se utiliza para lubricar máquinas de coser. En términos simples, a lo que ella se sometió equivale a que le hubieran inyectado veneno directamente a la vena.

Según el médico cirujano de la Clínica Santa María y del Hospital del Salvador, Wilfredo Calderón, lo que hizo es tan peligroso que está absolutamente prohibido por la ciencia médica:

-Es como provocarse un incendio en el organismo. Se contamina la sangre y finalmente se necrosa la piel. En otras palabras, la piel comienza a morir.

Y esto es justamente lo que está viviendo Rosa. A las siete de la tarde, en el barrio Independencia se retuerce de la angustia. Los dos litros de silicona que el día 17 de octubre del año pasado le inyectaron, ya se encuentran totalmente esparcidos por todo su cuerpo. Le arden tanto los pechos que ya ni siquiera puede usar sostén. Su brazo izquierdo está completamente adormecido y sus tres dedos angulares no los siente. Simplemente perdió la sensibilidad.

-Ya no los siento…No sé cómo fui capaz de provocarme esto. Debo ser muy estúpida, ¿O no?

Claudia

Mientras se sirve su tercera taza de té de la tarde, cuenta que todo comenzó el día que conoció a la transexual Claudia Rubio, que se ganaba la vida aplicando inyecciones de silicona tanto a travestis como a mujeres normales. Rubio llegó a arrendar una pieza en una casa del barrio Independencia a dos cuadras de Rosa y debido a eso se cruzaron y comenzaron a hacerse amigas.

-La conocí y de inmediato me cayó bien. Nos veíamos todos los días. La verdad es que yo jamás he tenido prejuicios con los colitas. A pesar de que soy una mujer casada por la Iglesia y tengo tres hijos nunca los he discriminado -cuenta.

A pocos meses de la amistad, Rubio comenzó a insistirle para que se pusiera las inyecciones. Le argumentaba que quedaría con los pechos tan firmes y prominentes como los tenía antes y que así volvería loco a su marido. Rosa comenzó a revisar las fotos de recién casada y terminó convenciéndose. La operación costaba doscientos mil pesos. Juntó peso a peso durante siete meses, haciéndole recortes al magro presupuesto familiar y apenas logró reunirlos, de inmediato partió a la pieza donde vivía y atendía Claudia Rubio para darle curso a su operación. El proceso no dejó de ser doloroso e impactante:

-Como estaba consciente mientras me inyectaba, comencé a sentir un gran dolor. Además me asusté mucho al presenciar como mis senos comenzaban a transparentarse con tanta silicona.

Después que todo hubo terminado, Rosa durmió por más de seis horas en la cama de Rubio. Se despertó con un olor horrible que emanaba de su cuerpo. Esa misma noche se encontró con su marido, que no sabía nada y quedó espantado. Rosa era una sola faja blanca y, además, tenía los labios considerablemente hinchados, pues también le habían aplicado silicona allí. Le contó todo a su cónyuge y lo tranquilizó diciéndole que en muy poco tiempo más volvería a estar bien e inclusive mejor. Un mes después le sacaron la faja. Se miró al espejo y sólo atinó a lanzar un grito de horror. Hoy recuerda:

-Me quedaron los pechos como vaca lechera y los labios como pato. Me quería puro morir… No sólo no me convertí en la niña que era en mi juventud, sino que quedé mucho peor de como estaba antes.

El caso de Rosa Del Carmen Conos Carreño no es el único. Aunque parezca inverosímil la operación a la que ella se sometió es una práctica que han heredado cientos de mujeres a partir de las experiencias de travestis y transexuales -que desde hace como cinco años se someten a este tipo de procedimientos- con el objetivo de formarse pechos. Las consecuencias en todos los casos han sido igualmente calamitosas. Eso jamás varía.

SÓLO QUERÍA SER MUJER

Son las siete de la tarde en el Prosit de Plaza Italia y tanto Aarón Casas de veintitrés años como José Vidal de veintinueve, comienzan a relatar cómo vivieron y sobrevivieron a las inyecciones de silicona industrial. Ambos son travestis y se dedican al comercio sexual. En el ambiente a Aarón se le conoce como Almendra y a José como Bianca. Según cuentan, lo que los motivó a inyectarse, no fue su trabajo sino ese “anhelo desesperado” que tenían por parecer mujeres. Casi al unísono declaman:

-Nos inyectamos por la rabia que teníamos de no haber nacido mujeres como teníamos que nacer. Todo fue de arrebatadas. De querer tener pechos a toda costa.

En un comienzo lo intentaron con hormonas. Pero no les dio resultado. En vez de desarrollar pechos, sólo engordaron glúteos y caderas. Después, aunque sabían que las inyecciones podían ser terriblemente dolorosas, se decidieron por éstas porque en el ambiente era lo más a mano. Jamás ni en sus pronósticos más pesimistas imaginaron que podrían ser tan nefastas. Ambos actualmente están viviendo las consecuencias: en el hospital les diagnosticaron que tenían la sangre completamente contaminada.

Bianca se operó el 13 de abril de 2001 y Almendra el 10 de diciembre de 2003. Para operarse, a Bianca le exigieron que llevara ella misma la silicona. Por esa época vivía en Antofagasta y la compró como contrabando en una población. Era silicona robada de Chuquicamata y se utilizaba para lubricar camiones. Dos litros de eso le inyectó una señora que realizaba todo tipo de servicios en una villa de Calama.

-La vieja era multiusos. Algo así como una seudo paramédico y adivina. Veía las cartas, los puros y vendía yerbitas de brujería. Se llamaba Cristina. Me pidió ochenta mil pesos –dice Bianca.
Almendra, en cambio, no tuvo que comprar la silicona. A ella se la llevaron a su propio domicilio. Quien la inyectó fue una transexual que se llamaba Marcela Cortés más conocida como “La Gata”. La Gata, haciéndole honor a su apodo, fue atrevida y demandante al momento de cobrar. No sólo le exigió 150 mil pesos, sino también toda clase de vituperios:

-Tuve que esperarla con un medio banquete: pollo con papas fritas, torta, copete y una bolsa inmensa de pitos. Según dijo no podía inyectarme si no estaba drogada.
A Almendra la intervinieron en una pieza saturada de olor a sofrito y cubierta por rejillas de gallinero. Además, le aplicaron anestesia sin ningún tipo de experticia.

-Me puso anestesia de hospital así al ojo no más. Felizmente no me pasó nada… Después me contaron que eso sólo lo podían hacer anestesistas calificados -recuerda.

La Gata comió, tomó vino y se fumó varios pitos de marihuana antes de comenzar a operar a Almendra. Después le mostró el galón de dos litros de silicona industrial y le dijo: “éste será tu cuerpo”. De ahí de inmediato inició el procedimiento, con gruesa y metálica aguja para inyectar caballos.

-Recuerdo que me inyectaba y sacaba la aguja para llenarla de nuevo y por mientras yo tenía que taparme el hoyo con el dedo para que no se escurriera la silicona… A veces me dolía tanto que me iba, y ella ahí me pasaba un algodón con colonia por la nariz para que despertara y siguiera ayudándola con mi dedo.

En su proceso post-operatorio Bianca anduvo durante más de dos meses con un sostén ultra apretado y un frasco de acetona al medio de los pechos falsos para que no se le juntara la silicona. En este tipo de procedimientos, el frasco es esencial para que los pechos queden separados. A veces también se utiliza un trozo de palo de escoba.

-Quedé con unas llagas terribles de tanto que me apretaba el sostén. Pero al menos ahora tengo mis pechugas bien formaditas.

Almendra, en tanto, no corrió la misma suerte. Sus senos y su felicidad le duraron tan sólo un mes y luego pasó lo que tenía que pasar. La silicona comenzó a escurrirse y empezaron sus dolencias. Cuando ya no pudo aguantar más se desesperó y fue al Hospital del Salvador donde le diagnosticaron principio de septicemia. El líquido ya se le había mezclado con la sangre.

-Llegué llena de pus. Estuve más de un mes hospitalizada. Gracias a Dios me pudieron sacar como medio litro de silicona. Lo otro quedó adentro y debido a eso aún siento dolores terribles y ahogos. Según el médico, demás que se me pudo haber ido a los pulmones.

Bianca también tuvo consecuencias. Desde hace más de un año que tiene una dureza en el pecho izquierdo que comienza a dolerle cuando siente frío. Aunque nunca se la han examinado, de alguna forma presiente que puede ser cáncer. En todo caso no le da mucha importancia. De hecho, dice, estaría muy dispuesta a inyectarse de nuevo.
-Me faltan más pómulos y caderas. Esto es como un vicio. El cuerpo siempre pide más y más -confiesa.

Mientras Bianca dice esto se toca orgullosa sus senos falsos. Almendra sólo la mira por el rabillo del ojo con recelo. Lo que las une es ese anhelo imperioso por tener pechos. Ese anhelo que las condujo a someterse a una práctica peligrosa e ilegal. Demás está decir que para ellas no existía otra forma. En Chile ningún médico cirujano le coloca prótesis a travestis. Sólo Guillermo Mac Millan, que cobra cuatro millones de pesos y exige cambio de sexo incluido. Tanto Bianca como Almendra no querían cambiarse el sexo y menos tenían los cuatro millones para costearlo. Por eso fue, que al igual que muchos de su ambiente, terminaron optando por las inyecciones.

EXTIRPAR

La desolación de Rosa Del Carmen Conos Carreño es completa. En la cama, se toca los pechos, se los agarra con fuerza y dice que nunca nadie más la va a querer después que le pase lo que le va a pasar. El doctor ya le comunicó su veredicto: frente a la situación -sentenció- lo único que queda es extirpar. Rosa aún no puede convencerse.

-Tengo mucha pena, mijita, porque me van a abrir entera para sacarme la silicona. El doctor me dijo que me iba a tener que amputar las dos. Dijo que frente a lo mío no había otra ciencia. Yo, perdóneme, aunque me pongan unas prótesis, no puedo hacer más que llorar.

Cuando dice esto, su marido sólo la mira con cara de tristeza, diciéndole frases de consuelo para calmarle el llanto. A esta altura ya no le queda nada más por hacer. En todo caso dice estar tranquilo. Tranquilo porque el 21 de octubre ya fue a la Brigada de Delitos Económicos a denunciar a la transexual que operó a su mujer. Actualmente ésta se encuentra detenida en la cárcel de mujeres por “cuasi delito de lesiones graves y ejercicio ilegal de la profesión”.

La pena podría alcanzar los cinco años y un día e inclusive más, debido a que después de la denuncia de Rosa, se han sumado nuevos casos. Se trata de dos mujeres de entre veinticinco y treinta años que también acusan a Claudia Rubio de que por su culpa tuvieron que extirparse los pechos. El subprefecto Patricio Morales de la Brigada de Delitos Económicos cuenta que una era promotora de supermercado y la otra, bailarina. Ambas, al igual que Rosa, sólo soñaban con pechos grandes y prominentes. Era sólo eso. Ahora no les queda más que vivir con sus sueños rotos.

Los brutales métodos de las cirugías plásticas clandestinas: Morir por un poto

Si eres trans, lo que tienes que saber… Cuida tu salud

RIESGOS OCASIONADOS POR EL TRATAMIENTO HORMONAL

Si quieres tomar hormonas para obtener una feminización de tu cuerpo, lo tienes que hablar con un médico especialista, un endocrinólogo. El hecho de tomar sola hormonas sin ningún control médico (que sea en comprimidos, en inyección, en parche o en crema), puede traer graves problemas de salud.

Es importante hacer un análisis de tu nivel hormonal antes de tomar hormonas. Este examen permite determinar qué medicación y dosis son las que necesitas. Las sobredosis de hormonas no significan mejores resultados. Una sobredosis de hormonas pone tu salud en peligro como por ejemplo :

• Problemas cardiacos

• Problemas al hígado

• Riesgo de cáncer

Si tomas una medicación contra el VIH, existen muchas interacciones con las hormonas. Cuando una persona toma hormonas, los antiretrovirales (tratamiento contra el VIH) pueden perder su eficacidad.

RIESGOS DEBIDOS A LAS TRANSFORMACIONES CORPORALES

El deseo de ser más femenina haciendo transformaciones corporales es una opción personal. Tienes que saber que las inyecciones de silicona o los implantes, hechos por personas no profesionales, presentan riesgos muy graves, como riesgos de infecciones o de embolias pulmonares, y a veces riesgos de muerte.

Tomar sola corticoides para el dolor posterior a las inyecciones o los implantes de silicona es también muy peligroso para tu salud.

RIESGOS FRENTE AL VIH/SIDA Y OTRAS INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ITS)

Que estes operada o no, el riesgo de contaminación existe en el caso del VIH, pero también en el caso de las otras ITS (como la sífilis, la gonorrea, condilomas, hepatitis B…). El condón es la única protección contra estas enfermedades.

Las Trans operadas a mujer tienen mayor riesgo de rotura de condón. Como la nueva vagina está formada por la piel del pene y los labios mayores y menores por el escroto, no hay lubrificación natural.

Por estos motivos es todavía más importante utilizar gel lubricante con el preservativo.

Si vives con el VIH y que tu pareja también es seropositiva, tienen que utilizar el preservativo para evitar una doble infección.

Si se te rompe un condón, tienes que acudir lo más antes posible (menos de 48 horas), a unos de los centros de atención abiertos 24 horas sobre 24 horas del día (como en las Emergencias de los hospitales). El médico que te recibirá te podrá dar, si lo necesitas, un tratamiento para tratar de evitar una posible contaminación. Para que el tratamiento funcione no tendrás que dejar de tomarlo, sin el acuerdo del médico.

Si no estas vacunada contra la hepatitis B, háblalo con tu médico.

¡En el caso de la hepatitis B, no existe cura, pero existe una vacuna!

Para cada problema de salud, tienes que saber que siempre existe un especialista, háblalo con tu médico tratante. El te podrá orientar por ejemplo :

• Al endocrinólogo para las hormonas,

• Al urólogo para todo lo que tiene que ver con el canal urinario y la próstata (también muy importante para las trans operadas)

• Al proctólogo para los problemas en el ano

• Al ginecólogo para las trans operadas

• Al dermatólogo para los problemas de piel, ocasionados o no por los implantes de silicona

• Al infectólogo para el seguimiento del VIH o de las otras ITS

http://video.es.msn.com/watch/video/inyecciones-de-silicona-ilegal/6yb5mio4?from=sharepermalink&cpkey=e1ae6e46-01c7-437c-b13e-c5150ad080f7%257c%257c%257c%257c

RETIRO DE ACEITE DE AVION SILICONA LIQUIDA BIOPOLIM

Travestis en peligro por la “silicona líquida”

La muerte de una travesti sanjuanina a causa de un tratamiento clandestino puso sobre el tapete los riesgos de una peligrosa práctica. Casi un 80% de las travestis se coloca aceite industrial en el cuerpo y tiene graves consecuencias, que pueden ir desde

El cirujano plástico, Fabián Peláez estuvo en el programa La Ventana, que conducen Juan Carlos Bataller y Juan Carlos Bataller Plana.

Fabián Paláez, cirujano plástico

Aunque hasta hoy se mantiene en secreto, la Policía está investigando un caso que desnuda una realidad más grave y frecuente de lo que parece. Se trata del trágico desenlace que tuvo una travesti sanjuanina, que habría fallecido a causa de un tratamiento clandestino realizado en nuestra provincia. El tratamiento consistía en la inyección de lo que llaman “silicona líquida”, un nombre que disfraza lo que verdaderamente es: un aceite industrial, que se utiliza tanto para lubricantes como adhesivos e impermeabilizantes.

Para conseguir una figura femenina, esta persona se colocó esa sustancia en distintas partes del cuerpo. Más tarde se fue a vivir a Mar del Plata y fue allí donde falleció a causa del método que le habrían practicado en una casa de Chimbas. ¿Quién fue el responsable? La Policía todavía no puede dar con las respuestas ya que según cuentan algunas trans sanjuaninas, el código del grupo impone que nadie se hace cargo de las consecuencias. Las travestis se colocan este aceite entre ellas mismas pero todas guardan silencio y miran para otro lado cuando sucede un hecho trágico, ya que ninguna quiere responder por un tratamiento prohibido.

El episodio que investiga la Policía es solo uno entre los numerosos casos que explican por qué la expectativa de vida de las travestis no supera los 35 años. Según las asociaciones consultadas, casi un 80% se dedica a la prostitución y esta vida las lleva a buscar métodos rápidos y baratos para conseguir una figura de mujer. Así, la carrera que viven por transformar su cuerpo, competir por los clientes y exponerse a distintas enfermedades, tiene un final tan rápido como seguro.

De todos modos, esta práctica no es exclusiva de este grupo sino que alcanza a hombres y mujeres de distintas edades, que acuden a centros de estética y peluquerías, donde les colocan desde aceite industrial y aceite comestible hasta la parafina de las velas. Según el cirujano plástico Fabián Peláez, esta práctica se ha convertido en un grave problema de salud pública, que debería ser atendido con “campañas tanto a nivel masivo como en lugares estratégicos como los boliches gays”.

Un tratamiento peligroso

-No se tienen en cuenta las patologías previas de la persona ni se realizan estudios antes de la intervención.

-La única “precaución” consiste en indicar el consumo de antibióticos durante algunos días.

-Después de colocar la anestesia, se inyecta el aceite, que por su consistencia espesa, es colocado con las agujas anchas que se usan para los animales.

-La cantidad depende “de lo que cada uno desee ponerse, que puede ser desde 1 litro hasta 6 o 7”. La forma es dada posteriormente con masajes.

-Cuando se aplica en el pecho, se coloca una especie de corpiño, que se fabrica en forma casera e impide el desplazamiento del aceite. Sin embargo, son muchos los casos en que el líquido se corre hacia distintos lugares del cuerpo.

-Con el tiempo puede terminar incluso en el abdomen, los brazos, el cuello, la espalda o los pulmones y las piernas.

-Estas aplicaciones se realizan en invierno porque se presume que el frío encapsula el aceite y ayuda a que se endurezca. Sin embargo, quienes conocen del tema aseguran que el aceite nunca termina de endurecerse sino que permanece líquido, provocando graves riesgos.

El costo: la gran diferencia

La rapidez y el bajo costo de las inyecciones con aceite industrial son los grandes atractivos del método preferido por las travestis. Es que según explican las dirigentes de las organizaciones que defienden los derechos de los trans, mientras las prótesis mamarias cuestan entre 12 y 15 mil pesos, el litro de aceite industrial cuesta alrededor de 150 pesos.

La diferencia también es notoria en cuanto a los honorarios de cada intervención ya que al no requerir ningún tipo de capacitación, las inyecciones de aceite pueden cobrarse a solo 1000 pesos.

Ahora apuntan al tratamiento hormonal

Desde que fue creado en el Hospital Rawson, el Consultorio de la Diversidad Sexual apuntó a alertar sobre los peligros de la inyección de sustancias extrañas en las trabajadoras sexuales. Zulema Paredes, ex miembro de este organismo, cuenta que para desalentar el uso del aceite industrial, los especialistas comenzaron a promover los tratamientos hormonales. Después de realizar los controles pertinentes, los estrógenos se colocan en forma de ampollas inyectables o pastillas. Según Paredes, este método ayuda a aumentar el pecho y “da muy buenos resultados” con el tiempo.

Según la presidenta de Acercándonos, el tratamiento sirve para “enganchar a las travestis para ir al Consultorio y aprovechar para hacer prevención de diversas enfermedades”.

VERÓNICA ARAYA, COORDINADORA DE LA ASOCIACIÓN DE TRAVESTIS Y TRANSGÉNEROS

“Lo hacemos por desesperación”

-¿Es común la aplicación de aceite industrial en las travestis?

-La mayoría de las mujeres trans nos aplicamos la mal llamada “silicona líquida”, que en realidad es un aceite industrial, que genera graves problemas e incluso ha provocado la muerte de muchas. Por eso las organizaciones pedimos la implementación de la ley para la salud de las personas trans. El Estado debería hacerse cargo de las cirugías porque si no las chicas seguirán poniendo en riesgo sus vidas. No es un capricho sino que necesitan que el espejo les devuelva una imagen de mujer.

-¿Cuáles son los principales riesgos?

-Te podés morir apenas te colocan la anestesia porque lo hace una compañera que no conoce sobre el tema. El área se puede infectar y a veces hay que sacar toda esa parte, incluyendo la piel y el músculo. Las adolescentes lo buscan porque es lo más barato y lo más rápido y no necesitan pedir el consentimiento de los padres. También lo necesitan para trabajar porque si no te hacés los pechos, tenés menos posibilidades de comer y tener un techo, ya que los clientes no te levantan.

-¿Vos tenés aceite en tu cuerpo?

-Sí. Me lo puse cuando tenía 14 años por la desesperación que tenía por tener senos. Una vez que maduré empecé a controlarme y a sacármelo porque me di cuenta que no era bueno. Ya me hicieron dos operaciones pero todavía me falta seguir sacando.

FABIÁN PELÁEZ, CIRUJANO PLÁSTICO

“Puede generar una embolia pulmonar masiva”

-¿Qué porcentaje de la gente que se inyecta “silicona líquida” tiene problemas?

-El 80% tiene graves complicaciones, que pueden ir desde deformaciones hasta la muerte. El problema es que el 20% que va zafando en los primeros años, alienta a los demás a que lo hagan. Pero a los 5 o 10 años los problemas aparecen inevitablemente y no hay forma de sacar lo que se inyectó. Si es en el labio, hay que sacar el pedazo pero si se hizo en una zona más extensa hay que amputar la piel con el músculo y los tejidos y en muchos casos no se puede sacar porque se corre un gran peligro.

-¿Qué otros daños puede provocar?

-Puede ocasionar úlceras, granulomas, deformaciones, endurecimiento de tejidos, heridas y puede cortar la circulación. Muchas veces se terminan muriendo por las infecciones o los tumores que les genera. Algunos mueren inmediatamente porque el aceite puede ir a parar a una vena y se mete por el torrente sanguíneo hasta generar una embolia pulmonar masiva. El daño no se puede revertir y por eso cualquier tipo de relleno debe ser colocado por un profesional calificado y las prótesis deben ser puestas por un médico especializado en cirugía plástica.

ZULEMA PAREDES, PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN ACERCÁNDONOS

“Hacen todo para matar lo masculino”

-¿Son muchas las travestis que apelan a estos métodos?

-La mayoría de las travestis se aplica silicona líquida y aunque conocen los riesgos, lo hacen igual porque la mayoría se dedica a la prostitución y lo necesitan para sobrevivir. Se lo aplican en casi todo el cuerpo para matar el cuerpo masculino. Se rellenan la cola, el pecho, los labios, los pómulos, la cadera y hasta las rodillas y los tobillos. Empiezan cuando ven que todas las demás se lo hicieron. En San Juan hay cerca de 100 travestis dedicadas al trabajo sexual y solo 5 tienen otros trabajos porque para ellas es muy difícil conseguir un trabajo común. Todo eso hace que la mayoría muera joven.

-¿En San Juan ha habido muertes a causa del aceite industrial?

-No conozco a nadie que haya muerto por eso en San Juan pero sí conozco a muchas que tuvieron problemas graves. Yo siempre tuve ganas de operarme y una vez casi me ponen metacrilato en una clínica cordobesa. A los pocos días falleció una modelo por eso y desde entonces me negué. Te dicen que el aceite con el tiempo se cristaliza pero es mentira, permanece líquido adentro del cuerpo. Además no solo se lo ponen las travestis sino también muchos gays, que se lo colocan en la cola.

http://www.diariolaventana.com/articulo.php?id=22677

extracion de silicona liquida o biopolimeros en gluteos.

Especialistas en retiro y eliminación de biopolimeros en mujeres en glúteos, pomulos y labios, polimeros inyectados inyecciones de silicona liquida polimetilmetacrilato bioplastia metacrill aceite de avion biogel acido hialuronico metacorp colageno y correccion de cirugias mal realizadas.

http://www.centromedico.com.co/correccion-de-cirugias-plasticas-mal-hechas.html

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Fru loops dice:

    hola soy de bolivia tengo 26 años . y bueno toda mi vida he estado con la duda. q si era lo uno y lo otro pero ahora estoy muy contento de aceptarme como soy y pase por aca por q tenia pensado empezar con el tratamiento hormonal y si no quiero cirugias y lo peor es q no quiero terminar en la prostitucion o algo peor . quiero un cambio . pero (cosas de hombres q me gustaria reducir ) gracias y si me podrian recomendar algun medico especialista y q atianda a gente asi

    1. atclibertad dice:

      Hola, con la Hormonación hay cambios muy importantes, vivir en la ambiguedad en paises transfobicos puede ser una solución.

  2. Daniela Soto dice:

    Hola soy una hica transexual de 23 años, me gustaria poder tener una leve charla con el cirujano vivo en Mexico 631 117 8217 llamamé por favor

    1. atclibertad dice:

      hola, lo siento pero nosotras somos una asociación trans y si conocemos cirujanos y clininicas de reasignación de sexo pero no colaboramos en ellas.

  3. Anonimo dice:

    no se le ocurra operarse con el dr FRANZ LEVI lo que es un farsante dice que usa una técnica que lo pulveriza secreta y lo que te hace para extraer el biopolimero es una Lipo convencional en mi caso ese desgraciado rego el biopolimero en mis piernas lo que son muslos , pantorrillas , tobillos , espalda y hacia el abdomen tengo 26 años y ando con esta lucha ya que le di mi confianza lo que hace es mostrarte sus vídeos como una eminencia , sufro de altas inflamaciones uso medias de compresión esto no se lo recomiendo a nadie no se operen con el me cobro 2800$ mas fue el daño que la enfermedad ni se les ocurra se encuentra en Ecuador Guayaquil

    1. atclibertad dice:

      Soluciones: Los biopolímeros y sus efectos

      Dr. Gallerani – Especialistas en retiro y eliminacion de biopolimeros en los glúteos Miami

      BIOPOLIMEROS

      Biopolímeros: efectos del LASER

      BIOPOLIMEROS Y SU TRATAMIENTO
      Los biopolímeros son compuestos que han sido utilizados para el relleno y aumento de diferentes partes del cuerpo (en especial de glúteos y cara). De dudoso origen (e ilegales en la mayoría de los países), han producido grandes daños en la mayoría de las pacientes que han sido víctimas de estos procedimientos. En un alto porcentaje se trata de silicona líquida asociada a otros productos como el PMMA (polimetilmetacrilato) y para su venta han usado diferentes nombres tales como células expansivas, dimetilpolisiloxano (nombre científico de la silicona), PMMA y diferentes nombres comerciales para ocultar su origen. Muchas veces los venden como ácido hialurónico cuando este último nada tiene que ver con estos productos nefastos.

      Una vez en el organismo estos productos generan una reacción de rechazo llamada reacción a cuerpo extraño que desencadena una respuesta inflamatoria crónica generando múltiples granulomas. Estos granulomas están constituidos por el producto que es envuelto en una cápsula formada por el organismo (para intentar aislar estos compuestos) y por tejido previamente sano que se ha endurecido (fibrosis) alrededor del mismo como forma de defensa del cuerpo. Esta reacción genera diferentes sintomas tales como, aparición de nódulos, endurecimiento de extensas áreas, enrojecimiento de la zona, calor y ardor local y migraciones por contigüidad hacia muslos o región lumbar. Puede incluso llegar a producir, en casos muy avanzados necrosis de la piel y el tejido graso. Situaciones graves como fallecimientos puede suceder durante la colocación del producto, ya que este puede ser inyectado en un vaso sanguíneo y por esta vía viajar a pulmón y producir embolia a cuerpo extraño. Las infecciones suelen ocurrir durante las primeras semanas del procedimiento y se deben a múltiples factores como contaminación del producto o técnicas sin normas de asepsia y antisepsia. Infecciones tardías son infrecuentes después del año de administración y suelen deberse a un germen llamado Micobacterium (de difícil tratamiento).
      Evidentemente la calidad de vida de las pacientes disminuye considerablemente con la aparición de los síntomas y existe gran preocupación entre las personas afectadas por tratar de buscar una solución total a su problema.

      Lamentablemente no existe una cirugía milagrosa que logre retirar todo el producto y ni la técnica abierta ni la técnica con LÁSER tienen una respuesta definitiva.

      En la técnica abierta se realiza una incisión de longitud variable y se intenta extraer a visión directa el producto. Genera una cicatriz y una deformidad que de lograr retirar todo el producto se justificaría pero ese no es el caso puesto que siempre queda material en los glúteos y por eso descarto esta cirugía. La técnica con LÁSER tiene como objetivo romper la cápsula y la fibrosis para permitir la extracción del material con una cánula de aspiración. Es imposible saber cuanto material se puede retirar y es incluso irresponsable ofrecer un estimado. Es una cirugía que ofrece mejoría pero no curación de las pacientes. En algunas ocasiones se necesitarán varios procedimientos para lograr el objetivo.

      Los riesgos de esta cirugía son: 1.-Riesgo de quemadura debido al uso del laser (infrecuente) 2.- Riesgo leve de deformidad (aplanamiento, hundimiento e irregularidades) ya que se retira producto pero también grasa. 3.- Persistencia de la sintomatología (la gran mayoría de las pacientes han expresado una mejoría de importante desus síntomas). 4.-Riesgos inherentes a cualquier procedimiento quirúrgico y que deben ser explicados por su médico durante la consulta.

      Es importante saber que solo deben operarse las pacientes que tienen síntomas y que no han respondido a tratamiento medico inmunomodulador (a cargo de un inmunólogo o reumatólogo).
      Con los biopolímeros existe una norma que siempre se debe cumplir: SI NO MOLESTAN NO LOS QUITES. La cirugía tiene importantes riesgos y en pacientes asintomáticas puede generar una reacción inflamatoria que previamente no tenían, en pocas palabras: convertir el intento de cura en enfermedad. Esto debido a que es imposible retirar todo el material. Por ello repito que solo se reserva la cirugía para pacientes que no responden a tratamiento médico y que presentas signos evidentes de inflamación.
      REGLAS DE ORO PARA PACIENTES CON BIOPOLÍMEROS PERO SIN SÍNTOMAS:

      1. – JAMAS INYECTARSE NADA EN LOS GLÚTEOS (por ejemplo analgésicos o vitaminas)
      2. – EVITAR TRAUMATISMOS EN LOS GLÚTEOS
      3. – VIGILAR LA APARICIÓN DE SÍNTOMAS COMO: ardor, inflamación cambio de color (oscuro o enrojecimiento), palpación de nódulos o masas. SI ESTO SUCEDE ACUDIR AL MÉDICO.
      Todas las pacientes refieren leves molestias cuando están mucho tiempo sentadas pero ello se puede tomar como un síntoma común y poco importante entre las pacientes que se han inyectado estos productos.

      Duden de personas que refieren que pueden retirar todo el producto o que usan porcentajes para el retiro (por ejemplo 90 o 80%), sin importar la técnica. De aquellos que dicen que derriten o eliminan el producto con LÁSER pues como verán en el video el efecto del LÁSER es indirecto. Busquen Médicos que se encuentren acreditados por las diferentes sociedades científicas del país de origen.

      Exijan a sus médicos que les informen de los alcances de cada cirugía.
      Dr. Anthony D. Madrid-Dupuis
      Cirugía Plástica y Reconstructiva
      Caracas – Venezuela
      http://www.cirugiaplastica.net.ve
      http://www.cirugiaplastica.net.ve/biopolimeros.html

  4. viajes8738 dice:

    Me parece que en vez de hacer un artículo taaan grande con taanto detalle, deberían rápida pero enfáticamente indicar los riesgos de cada procedimiento que no debe hacerse, y sobre todo, indicar claramente DONDE aceptan a transexuales para implantes mamarios en cada paiz/ciudad ya que no todas tenemos la posibilidad de estar al tanto de donnde se aceptan y en internet, todas estas cirujías están orientadas a mujeres y no dicen nada sobre transexuales

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s