1ª manifestación trans en España años 30; LES CAROLINES

1ª manifestación trans en España años 30; LES CAROLINES

Las pocas referencias que tenemos de su existencia vienen del libro Diario del ladrón de Jean Genet.

50 años antes de la manifestación por la liberación homosexual , de junio 1977, por las Ramblas de Barcelona, posiblemente tuvo lugar una importante movilización de jóvenes travestis entre la zona baja de este paseo y viajes Drassanes.
A inicios de los años 30, Jean Genetera un apátrida sin oficio, ni beneficio que se mal-ganaba la vida prostituyéndose o robando por un chulo manco llamado Stilitano. Se movía por la zonal del Raval, desde la calle del Carmen hasta las Drassanes y entre Rambla y el Paralelo. Podía ir también en busca de clientela en torno al burdel de Madame le Petit oa la Criolla. En su obra Querelle de Brest aparece un local llamado “La Feria”, mucho de lo que se dice lo vivió en Barcelona entre las Atarazanas y la calle Cid. La Feria tenía mucho del burdel y el conocido cabaret.
A Diario del ladrón cuenta la presencia de jóvenes travestis en un local cercano a la Criolla llamado Cal Sacristà. Eran los locales favoritos, a los que acudían, podían vestir a la última moda francesa, o ir de “faralaes” con “peineta” incluida. Genet se quejaba de que para poder “ejercer” en estos locales debía travestirse, o era expulsado automáticamente.

Uno de los espacios preferidos para iniciar los encuentros sexuales eran las vespacianes, unos urinarios que estaban presentes en esta zona.

En 1933 Barcelona vive una serie de revueltas y varias bombas anarquistas destruyeron alguna de las vespacianes frecuentadas por las Carolinas, nombre con el que denominaba a las personas que acudían travestidas a esta zona. (1) Esto las sublevó y organizaron lo que bien puede ser la pionera de las movilizaciones LGTB de la historia: la revuelta de las Carolinas. En su artículo “La santidad de Genet”, Juan Goytisolo extrae este texto de Diario de un ladrón en el que cita esta marcha:

“!Estaba cerca del puerto y del cuartel, y la cálida orina de millares de soldados había corroído su chapa de metal. Al constatar su muerte definitiva, las Carolinas con chales, mantillas, trajes de seda y chaquetillas ajustadas acudieron a ella en solemne delegación para depositar un ramo de flores rojas anudado con un crespón de gasa. El cortejo partió del Paralelo, torció por la calle San Pablo, bajó por La Rambla hasta la estatua de Colón. Eran las ocho de la mañana, el sol iluminaba la escena. Las vi pasar y las acompañé de lejos. Sabía que mi puesto estaba en la comitiva: sus voces heridas, sus gritos de dolor, sus gestos exagerados, se proponían atravesar el espeso desprecio del mundo. Las Carolinas eran grandiosas: las Hijas de la Vergüenza.
Llegadas al puerto, torcieron a la derecha en dirección al cuartel, y sobre la chapa herrumbrosa y hedionda del meadero público, sobre su chatarra muerta, depositaron las flores.”


José March Fierro (2) al bloc que adjunt a sota afegeix aquest comentari de l’esmentat article de El País:

...”llama a las Carolinas valientes precursoras de “las gasolinas” parisienses de mayo de 1968. Vete a saber quienes fueron las gasolinas de Paris, pero estoy convencido de que nunca ha habido travestidos más fieros que los que habitaron el barrio chino entre los años veinte y treinta del siglo pasado. Ni “gasolinas” del Paris de mayo del 68, ni los amanerados del Magic City del Paris de los años treinta, ni los travestidos del Dorado berlinés.

Los travestis catalanes se mezclan con el ambiente anarquista y directamente delincuente y en la crónica policial de Barcelona de aquellos años con frecuencia aparecen hombres disfrazados de mujer que han participado en un atraco en calidad de quien lleva la pistola, o han seducido a jóvenes a los que llevan a parajes solitarios del Tibidabo donde los roban, o se suman a las revueltas para asaltar el cuartel de Atarazanas.”

Buscant per les xarxes he trobat aquest dibuix (2) del barri Xino barceloní any 1933. El seu autor és un genial dibuixant anomenat David Santsalvador, va morir a la Batalla de l’Ebre defensant la república.

Per acabar, trec aquest fragment de Diari del Lladre:

“Por Carnaval era fácil travestirse. En un hotel robé una falda de volantes y una blusa. Una noche crucé desesperadamente la ciudad tapado con una mantilla y un abanico, para ir a la Criolla… Nada mas llegar se me rasgó la cola de la bata. Me volví furioso.
-Perdone, lo siento.
…Alguien cerca dijo
-Disculpe, señora, es que usted cojea.”
La gente se reía a mi alrededor… Furioso y humillado, salí entre las risotadas de los hombres y las Carolinas. Fui hasta el mar y en él ahogué la falda, la blusa, la mantilla y el abanico… Yo era pobre y estaba triste. 
(3)

NOTAS Y MÁS INFORMACIÓN:

(1) LA BARCELONA DEL LUISA Serracant, UN HOMBRE LLAMADO FLOR DE OTOÑO Seguramente fue el intento de asalto  a  las  Atarazanas, que significó la desaparición de Flor de  Otoño .

(2) La Criolla (III). Los travestis salvajes del barrio chino (3)  Jean  Genet, Diario  del  Ladrón

Un hombre llamado Flor de Otoño (1978)

LA BARCELONA DEL LUISA Serracant, UN HOMBRE LLAMADO FLOR DE OTOÑO Seguramente fue el intento de asalto  a  las  Atarazanas, que significó la desaparición de Flor de  Otoño .

https://ok.ru/video/374375909969

ACLARACIÓN: Hoy hay que dudar y mucho que Flor de Otoño y LLuis Serracant fueran la misma persona. Lluís Serracant fue un conocido personaje de la noche barcelonesa de los años 20. Su historia inspiró la obra teatral de José María Rodríguez Méndez, Flor de Otoño. En 1978 Pedro Olea llevó esta obra al cine con José Sacristán interpretando el papel del Lluiset.

No está claro que Flor de  Otoño  fuera Lluís Serracant, el nombre viene de la obra de teatro,  Paco  Villar en ” La Criolla  ,  la  puerta  dorada del  Barrio Chino  ” lo deja en el aire. Tampoco su presencia en  Bataclan , todas las imágenes y referencias el  sitúan  en La Criolla o Ca’l  Sacristà

Parece ser que era un abogado que defendía a delincuentes y anarquistas, que pertenecía a una familia “bien-pensante” de Barcelona, que supuestamente actuaba travestido en el Bataclan, que era asiduo de la Criolla o Ca’l Sacristà y que fue ejecutado después de estar involucrado en un atentado anarquista.

Como muestro en la imagen compartida su aspecto no se parece al de los actores que lo han interpretado en el cine o el teatro. Es el retrato de un joven de unos treinta años, con los labios pintados, las cejas arregladas y que viste con elegancia. 

En otras fotos le podemos encontrar con esta marabunta de personajes que se movía por los barrios bajos de la noche barcelonesa. En la primera aparece junto a Pepe de la Criolla, empresario que administraba este local y el Barcelona de Noche, asesinado en mayo de 1936. Otro de los que aparece en esta imagen es el pistolero conocido como el “Trotsky”, al servicio del sindicato del crimen que asesinaba a gente como el Lluiset, la imagen es un reservado de la Criolla. Era un mundo transversal y canalla, en que chulos, prostitutos, marineros, contrabandistas compartían espacio con anarquistas, intelectuales y “gente de bien” que buscaba un buen rollito nocturno o iba a curiosear la mala fama del local. 

La Criolla y Ca’l Sacristà no eran locales destinados a albergar un público homosexual. Crecieron junto al puerto y era lugar frecuentado por marineros y contrabandistas. A ellos poco a poco se fueron uniendo carteristas, prostitutas, “señores que pasaban por allí” y jóvenes travestis que esperaban pillar estos señores, especialmente en su cartera.

Genet en su “Diario de un ladrón” explica cómo los jóvenes que querían conseguir los favores sexuales y económicos de la clientela, tenían que ir travestidos, de lo contrario eran expulsados. Eduardo Mendoza, en “La Ciudad de los Prodigios”, explica como un propietario de una pensión se vestía de gitana para ir a “atrapar” algún marinero borracho o desesperado que le hiciera feliz.

La fama de estos locales llegó al cine. El filme “La bandera” nos muestra a un Jean Gabin, dentro de la de un local que supuestamente se La Criolla, rodeado de travestis aflamencados.
Tanto el film como la obra de teatro señala la muerte de Flor de Otoño consecuencia de un intento de atentado contra Primo de Rivera. La realidad es que la mayoría de imágenes que tenemos de él son los años de la república. El personaje desaparece después de un intento de asalto anarquista en el cartel de las Atarazanas, parece que debía entregar explosivos a los libertarios. 

‘Un hombre llamado Flor de Otoño’ (1978), de Pedro Olea. Una de las primeras películas en abordar la homosexualidad en España. Narra un intento de atentado contra Primo de Rivera, en una visita a la Barcelona de los años 1930, por parte de un grupo de anarquistas liderado por un abogado laboralista gay. Uno de los papeles más recordados y admirados de José Sacristán. Nos acompañarán en el plató Boti G. Rodrigo (Presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Pedro Zerolo (concejal del Ayto. de Madrid y líder histórico del movimiento LGTB) e Íñigo Lamarca (Arkateko/Defensor del Pueblo del País Vasco).

Fuente: RTVE

UN HOMBRE LLAMADO FLOR DE OTOÑO

Película española que se estrenó el 25 de septiembre de 1978, dirigida por Pedro Olea y protagonizada porJosé Sacristán. El guion está basado en la pieza de teatro Flor de Otoño de José María Rodríguez Méndez.

Es una de las primeras películas en abordar la homosexualidad en la España de la transición. Narra un intento de atentado contra Primo de Rivera, en una visita a la Barcelona de los años 1920, por parte de un grupo de izquierdistas liderado por un abogado laboralista gay. En el cartel inicial de la película se afirma que está basada en hechos reales y que se han cambiado los nombres de algunos personajes.

Lluís Serracant lleva una doble vida. Por el día es un abogado, miembro de una influyente familia de la burguesía catalana que vive con su madre viuda, y por la noche trabaja como cantante transformista en un cabaret con el nombre artístico de Flor de Otoño. Además, tiene un novio anarquista con el que comparte ideas además de la cama.

Lluís decide junto con su novio y otro amigo llevar a cabo un atentado contra el tren en el que viajará el dictador Primo de Rivera. El plan era de un cliente y camarada suyo que no puede ejecutarlo por estar encarcelado. Roban explosivos de un polvorín y esperan el momento oportuno para colocarlos y hacer saltar un puente al paso del tren.

Mientras tanto, es asesinado uno de los cantantes del cabaret y Armengol, la pareja del muerto, piensa que el asesino ha sido Lluís porque habían discutido el día anterior y el finado le había amenazado, por lo que le da una paliza y le revela a la madre de Lluís su condición de homosexual y travestido. Lluís, en venganza, organiza un atraco a una farmacia y urde un plan para inculpar a Armengol. Cuando este último se ve perdido ante la policía, denuncia las actividades anarquistas de Serracant lo que provoca su seguimiento policial y da al traste con todos los planes.

http://www.cineenvioleta.org/un-hombre-llamado-flor-de-otono/

 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s