El nazismo y el Holocausto

el

aEl nazismo y el Holocaustoa

Como parte de su agenda para preservar una “raza superior aria,” el nazismo considero a los homosexuales como “socialmente aberrantes” y los persiguió. Entre 1933 y 1945, se estima que más de 100.000 hombres fueron arrestados por cargos de homosexuales, y la mitad de ellos fueron condenados oficialmente.

La mayoría de los condenados fueron encarcelados en prisiones regulares, pero entre 5000 y 15000 de los hombres que habían sido condenados por delitos homosexuales fueron encarcelados en campos de concentración.

ala historia ocultada

A pesar de esta persecución bien documentada, la investigación sobre la guerra nazi contra los homosexuales se mantuvo durante mucho tiempo como un tema tabú, ayudada esta olcutación por la discriminación y el estigma social que sufrieron los homosexuales en Europa y Estados Unidos, incluso en las décadas siguientes el Holocausto.

La mayoría de los sobrevivientes de la persecución tenían miedo o vergüenza de contar sus historias. Las víctimas homosexuales del Holocausto Nazi hasta hace poco han sido excluidos de las conmemoraciones de la tragedia y han sido borrado deliberadamente de la memoria colectiva del Holocausto.

los primeros historiadores que escribieron sobre el Holocausto, especialmente los que afirmaron que el Holocausto fue una experiencia histórica única para el pueblo judío, han contribuido a suprimir de la historia la persecución a las que los Nazis sometieron a los su homosexuales, consideraron que era indigno de mención la violencia ejercida sobreprostitutas, homosexuales, pervertidos y delincuentes comunes encarcelado por los nazis.

aObjeciones nazis a la homosexualidad

Un conjunto de leyes y medidas legislativas costituyeron la herramienta fundamental para la persecución nazi de los homosexuales, motivada esta persecución por la teoría eugenésicas que tenía como objetivo la mejora de la raza aria.

Durante la República de Weimar (1919-1933), la gente glbtq habían creado una subcultura pujante en las principales ciudades de Alemania. A través de la proliferación de bares especializados, publicaciones y organizaciones políticas y sociales, se habían convertido en una parte cada vez más visible de la vida urbana.

Sin embargo, fueron vistos por los nazis como decadente e indeseable. Homosexuales masculinos fueron considerados como enfermos, criaturas degeneradas que podría debilitar el puebloAlemán mediante la difusión de su estilo de vida, sobre todo seduciendo y pervitiendo aa los jóvenes y no contribuir al crecimiento de la población necesaria para sostener las ambiciones imperiales de los nazis.

aAcciones nazis contra organizaciones de homosexuales

Poco después de la llegada de Hitler al poder en 1933, el nuevo gobierno instituyó un programa sistemático de destrucción de las instituciones de gays y lesbianas y la eliminación de la visibilidad homosexual.

En febrero de 1933, la policía comenzó a hacer redadas en los bares y clubes de gays y lesbianas. Publicaciones con contenido homosexual fueron incautadas y destruidas. Se invitó a los ciudadanos a “denunciar” o entregar a los homosexuales como “parásitos asociales”.

El 6 de mayo 1933, los nazis asaltaron el “Instituto para la Ciencia Sexual” en Berlín, sede de la principal organización que luchaba por los derechos del coletivo glbtq, el Comité Científico Humanitario. Unos días más tarde, se quemaron miles de libros de la biblioteca del Instituto, sin duda, el mayor archivo de material glbtq entonces existentes.

Fundada en 1919 por Magnus Hirschfeld (1868-1935), el Instituto llevó a cabo la investigación y el examen de los problemas maritales, enfermedades de transmisión sexual, y las leyes relativas a los delitos sexuales, el aborto y la homosexualidad. El autor de varios estudios, Hirschfeld, él mismo un homosexual, había hecho campaña activamente para reformar las leyes que penalizaban la homosexualidad.

aLa purga de las SA

El 30 de junio de 1934, Ernst Röhm y casi trescientos otros miembros de la SA, el partido nazi “camisas pardas” que ayudaron a llevar a Hitler al poder, fueron asesinados por miembros de la SS de Heinrich Himmler y también de la Gestapo. Sin duda, la purga fue motivada por rivalidades internas dentro de la jerarquía nazi, pero la justificación de los asesinatos era la homosexualidad de Röhm, uno de los primero aliados de Hitler.

La homosexualidad de Röhm había sido un problema durante las campañas electorales de 1930, para vergüenza de los nazis. El día después de los asesinatos, Hitler se dirigió a la nación y defendió los asesinatos como necesarios para proteger a la nación contra la degeneración.

Líderes nazis utilizaron habitualmente las denuncias de conducta homosexual como un medio de atacar a los enemigos y rivales. Hermann Göring, por ejemplo, acusó al comandante militar supremo Von Fritsch de homosexualidad y consiguió así su destitución en 1938. Los miembrosde la Iglesia Católica Romana, y en particular los frailes franciscanos, también fueron acusados de corromper la juventud aria.

aPárrafo 175

En 1935, el artículo del codigo penal que criminalizaba la homosexualidad, el infame párrafo 175 del Código Penal, aprobada originalmente en 1871, se endureció.

El párrafo decía:

Un hombre que comete actos lascivos con otro hombre o permite que otros le hagan objeto de actos lascivos y lujuriosos, será castigado con pena de prisión. En el caso de un participante menor de 21 años de edad en el momento de la comisión del hecho, el tribunal podrá, en caso de ofensas leves, abstenerse de castigo.

Mientras que la antigua ley castiga sólo castigaba el coito anal, la nueva ley criminalizaba todo “actos lascivos”. Por otra parte, la ley fue interpretada para penalizar la “intención” homosexual y resto de actos homosexuales. Besar, cogerse de la mano, y la masturbación mutua fueron todos considerados ilegales bajo la nueva ley. No es sorprendente que el porcentaje de condenas por delitos homosexuales aumentaran enormemente.

Aplicación

En 1936 Himmler creó una Oficina Central del Reich para la Lucha contra la Homosexualidad y el Aborto: Oficina Especial (II S). La vinculación de la homosexualidad y el aborto refleja la preocupación del régimen nazi con el crecimiento demográfico. Himmler consideraba la homosexualidad una enfermedad social que podría desviar a millones de hombres se reproduzcan.

Bajo el párrafo revisado 175 y la creación de la Oficina Especial II S, el número de procesos aumentó de forma constante, alcanzando un máximo en los años entre 1937 y 1939. La mitad de todas las condenas por actividades homosexuales bajo el régimen nazi se produjo durante estos años. La policía se intensificaron los ataques contra lugares de reunión de homosexuales, estudiaron cuidadosamente las libretas de direcciones de los detenidos para encontrar sospechosos, y crearon los anillos de informadores para recopilar más listas de nombres.

Entre 1937 y 1939 casi 100.000 hombres fueron arrestados por la Gestapo bajo sospecha de homosexualidad. No todos los que fueron detenidos llegaron a juicio y no todos los que fueron juzgados fueron declarados culpables, sin embargo, aún se cuestiona acerca de la homosexualidad puede ser una experiencia traumática. La persecución, sin duda, tuvo el efecto deseado, no sólo de sofocar la subcultura homosexual, sino también de reducir drásticamente la incidencia de la actividad homosexual masculina.

La gran mayoría de los homosexuales arrestados bajo el Párrafo 175 eran “arios”, especialmente los ciudadanos de las provincias presentes o futuras del Reich: alemanes, austriacos, alsacianos, holandeses y checos. Los no arios y los homosexuales en otros países conquistados por Alemania no fueron perseguidos como homosexuales. De hecho, Himmler argumentó que la homosexualidad entre los pueblos sometidos aceleraría su desaparición.

A pesar de la creencia de Himmler que “hay que exterminar a esa gente, raíz y rama …. el homosexual debe ser eliminado,” nunca hubo un programa sistemático de eliminación homosexual, ya que era la “solución final” para el “problema judío. ” Política nazi distinguido entre individuos considerados “homosexual por naturaleza”, que eran aparentemente irremediable, y los que pueden haber sido seducidos por la experimentación. Este último, según se creía, podían ser reclamadas por la nación y estaban sujetos a un castigo menos severo.

aEncarcelamiento

Los homosexuales encarcelados en campos de concentración sufrieron mucho más severamente que a las personas condenadas a prisiones regulares. Todos los prisioneros de los campos tenían prendas marcadas con colores distintivos y formas para que los guardias y funcionarios podían identificarlos por categoría. Los uniformes de los condenados como los homosexuales llevaban varias marcas de identificación, incluyendo, en los primeros años, un gran punto negro y un gran “175” dibujado en la parte posterior de la chaqueta.

Más tarde, los homosexuales fueron identificados por un parche triangular de color rosa ( rosa Winkel ), que se ha convertido desde entonces en un símbolo internacional de la liberación gay y lesbiana.

Las condiciones en los campos eran muy duras para todos los presos, muchos de los cuales no tienen que esperar a que la cámara de gas a morir. Sin embargo, muchos sobrevivientes han declarado que los hombres gay fueron tratados con especial dureza por los guardias y reclusos por igual, debido a los prejuicios generalizados contra los homosexuales. Muchos presos homosexuales, utilizados como mano de obra esclava, fueron a trabajar hasta morir, otros fueron golpeados hasta la muerte.

Los homosexuales en los campos de concentración tenían una tasa significativamente menor de supervivencia que los grupos comparables.

aLesbianas en campos de concentración

La mayoría de las víctimas eran hombres homosexuales, las lesbianas no fueron objeto de persecución sistemática. Se cree que son pocas las mujeres que han sido detenidas, y el párrafo 175 no mencionaron la homosexualidad femenina. El lesbianismo fue visto por muchos oficiales nazis como algo ajeno a la naturaleza de la mujer aria. Sin embargo, en algunos casos, la policía arrestó a las lesbianas como “asociales” o “prostitutas”, por lo que en los campos de concentración lesbianas llevaban el triángulo negro los asociales.

Experimentación Médica

Al igual que ocurre con otras categorías de prisioneros, algunos homosexuales también fueron víctimas de experimentos médicos crueles, incluyendo la inyección de tifus con el fin de observar el progreso natural de la enfermedad.

Los homosexuales también fueron castrados a menudo, en la creencia de que ese tratamiento sería erradicar el deseo homosexual.

En el campo de concentración de Buchenwald, el Dr. Carl Vaernet llevó a cabo experimentos destinados a convertir a los hombres a la heterosexualidad. Creyendo que la homosexualidad puede ser causada por una deficiencia de la hormona masculina testosterona, Vaernet implanta en sus víctimas una cápsula que libera grandes dosis de la hormona.

Legado del nazismo

Para los homosexuales alemanes, el legado del nazismo persistió por mucho tiempo: la versión de 1935 del artículo 175 no fue derogada en la República Federal hasta 1969 y en Austria hasta 1971. (De hecho, los procesamientos y las condenas derivadas del artículo 175 en los primeros 12 años de la República Federal superaron a las durante los doce años del Tercer Reich.) Más de veinte años después de la caída de Hitler, los homosexuales en Alemania y Austria siguieron temer arresto y encarcelamiento.

En los años inmediatamente posteriores a la guerra, homosexuales prisioneros de campos de concentración no fueron reconocidos como víctimas de la persecución nazi. Las reparaciones fueron rechazados, y bajo el Gobierno Militar Aliado de Alemania, los homosexuales encuentran en campos de concentración permaneció encarcelado y su testimonio silenciado. Su encarcelamiento por los nazis se considera justificada.

En 1957, el West Tribunal Constitucional Federal alemán dictaminó que incluso la versión nazi del párrafo 175 era constitucional porque “no interfirió con el libre desarrollo de la personalidad” y que “no contenía nada específicamente nacionalsocialista.” El tribunal declaró explícitamente que los actos homosexuales “, sin duda ofende los sentimientos morales del pueblo alemán”, reiterando así la acusación nazi que los actos homosexuales eran contra Völkisch valores.

Los homosexuales asesinados por los nazis recibieron su primera conmemoración pública en un 08 de mayo 1985 discurso del presidente de Alemania Occidental Richard von Weizsäcker. El discurso marcó el cuadragésimo aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial.

aEl holocausto nazi: Hormonas por el recto y castración química para ‘curar’ la homosexualidad

Estigmatizados, torturados, asesinados y, lo peor, olvidados. No hay cifras oficiales pero se calcula que entre 10.000 a 15.000 homosexuales fueron masacrados en los campos de concentración nazis entre 1933 y 1945, año de la liberación de los aliados. Judíos, homosexuales, disidentes políticos, gitanos y ‘elementos antisociales’, fueron los objetivos a exterminar por el nazismo. Paradójicamente, en el Partido Nacional Socialista (NSDAP) había numerosos homosexuales y algunos muy notorios, como el jefe de las Secciones de Asalto (SA) del movimiento nazi, Ernst Röhm. Amigo íntimo de Hitler y buen conocedor de todas las intrigas y miserias del régimen, cuyo complejo perfil os desvelamos en Ragap.

El odio que Adolfo Hitler le profesaba a los homosexuales respondía a un proceso de negación de su propia condición. Lothar Machtan nos cuenta en su obra “El secreto de Hitler” que la homosexualidad del dictador ya era conocido en las trincheras. Por este motivo había que aniquilar cualquier rastro que lo delatara.

A los pocos meses de ganar unas elecciones democráticas, en enero de 1933, la maquinaría nazi creada por los acólitos hitlerianos cerrarían el parlamento, ilegalizaría los partidos políticos y los sindicatos e iniciaría la persecución de todos los elementos tachados de ‘antisociales’. La homosexualidad, que antes de la llegada de Hitler al poder era tolerada por las autoridades, sería considerada por el nazismo como uno de los delitos más graves que un hombre podía cometer.

En febrero de 1933, todos los bares gays de Berlín son cerrados, entre ellos, el mítico club Eldorado. Lo mismo ocurriría en Bremen, Hamburgo y Munich que también poseían una rica vida nocturna. En mayo de ese mismo año, un grupo de nacionalsocialistas destruye en Berlín la conocida clínica del doctor Hirschfeld, un reputado médico que había defendido en sus libros y escritos la causa gay.

Al año siguiente, la Gestapo crea una división especializada en la persecución a los homosexuales. Se crean las denominadas “listas rosas” en las que aparecen los nombres de personas que son acusadas de prácticas de ‘sodomización’. Se les detiene y tortura para que delaten a otros.

Es en septiembre de 1935, cuando se promulgan las primeras leyes anti-homosexuales, que comprenden duras penas contra los que sean detenidos por esta causa. Al año siguiente, en 1936, comienzan las primeras persecuciones organizadas contra los homosexuales. Sin embargo, las mayores detenciones arbitrarias se producirían entre 1937 y 1939, donde miles de hombres fueron encarcelados, torturados, vejados e internados en prisiones o campos de concentración.

El paragraph (párrafo) 175, que pertenece al viejo código penal alemán de 1871 y que fue válido hasta 1969, sancionaba “el acto sexual antinatural cometido entre personas de sexo masculino o entre seres humanos y animales”, debiendo ser castigado con la prisión y pudiendo significar también la perdida de los derechos civiles. Esta ley permaneció totalmente olvidada hasta que en 1935 el régimen nazi de Hitler promulgó una ampliación de dicho párrafo, mucho más riguroso con la prohibición, incluyendo cualquier signo de evidencia de contacto como un beso o un abrazo

El holocausto nazi condujo a la detención de más de 100.000 homosexuales enviados a centros de reeducación, cárceles comunes y campos de la muerte. En las cárceles de exterminio, donde cada prisionero llevaba un triángulo de distinto color invertido bordado en su ropa para designar la razón de su encierro, los homosexuales llevaban un distintivo rosa. Se estima que fueron entre unas 5.000 y 15.000 personas. Algunos estaban casados con mujeres pero alguien les había delatado acusados de mantener relaciones homosexuales esporádicas. El grupo de internos con el triángulo rosa tuvo una tasa de mortandad del 60%, una cifra por encima de la media para prisioneros ‘no judíos’. En los años 1970 resurgió el triángulo rosa como símbolo del activismo gay.

Los homosexuales eran “internados” en centros de reeducación para estudiarlos y curarlos de su “enfermedad”. Se les aplicaban terapias de electrochoques para que “volviesen a la normalidad y les gustasen las mujeres”, implantación de hormonas artificiales o animales, castraciones para evitar que se “extendiera” la homosexualidad y poder erradicarla…… Y a esto hay que sumarle los numeroso golpes a los que fueron sometidos, recluidos en celdas individuales, sometidos a vejaciones (violaciones con estacas afiladas por el ano…), etc. 

El ‘carnicero’ danés Carl Vaernet fue llamado por Hitler por sus estudios para la curación de los homosexuales a través de la implantación de hormonas. Sus aberraciones las llevó a cabo en el campo de concentración de Buchenwald, situado en los alrededores de Weimar. Implantaba cápsulas con hormonas sintéticas preparadas por él practicando una escisión en el ano y también en la parte inferior del abdomen derecho, todo para invertir la sexualidad.

También se llevó la práctica de la castración, muy típica para impedir que pudiesen mantener relaciones sexuales con otros hombres y así “cortar” la homosexualidad mediante el extermino de la enfermedad. Consecuencias: miles de muertes, secuelas físicas y psíquicas, 0 curaciones.

En Ragap os recomendamos que veáis la película ’Bent’ (‘Torcidos’), una interesante narración sobre la persecución y las vejaciones a la que fueron sometidos los homosexuales durante el nazismo.

Estos tristes ejemplos de la historia nos debería motivar para aprender de nuestros propios errores, sin embargo, la semilla del odio está latente en Europa, es el caso del grupo neonazi griego Amanecer Dorado y sus peligrosas consignas contra emigrantes, gays y todo lo que suponga integración.

Por desgracia, los homosexuales no empiezan a ser considerados víctimas de la persecución nazi hasta noviembre del año 2000, el Gobierno alemán les reconoce oficialmente como perseguidos y les pide disculpas por las deportaciones y las torturas sufridas durante el periodo hitleriano. Un año más tarde, en el 2001, el Gobierno francés, presidido entonces por Lionel Jospin, reconoce por primera vez las persecuciones que sufrieron los homosexuales durante la Segunda Guerra Mundial.

Sesenta y cinco años después de que las tropas soviéticas y aliadas liberaran los campos de concentración y descubrieran, tras aquellas rejas, el horror y la maquinaría del crimen creada por los nazis, los homosexuales, los grandes olvidados de toda esta historia, eran relativamente reconocidos por poderes públicos y las instituciones europeas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s