cabaret camino Trans:fue nacido con la Revolución francesa en la segunda mitad del siglo XIX, significado de esta palabra era ‘taberna’, se la empezó a utilizar para denominar los shows de espectáculos.

El cabaret Camino TRANS

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

fue nacido con la Revolución francesa en la segunda mitad del siglo XIX, significado de esta palabra era ‘taberna’, se la empezó a utilizar para denominar los shows de espectáculos.

Es una mezcla de música y baile con el humor, el ilusionismo y otras artes. También se muestran en muchos shows la pantomimas de homosexuales y lesbianas.
Uno de los cabaret mas famosos es el Moulin Rouge, que se ubica en Paris, Francia, y fue construido en el año 1889 por Joseph Oller.
Le Chat Noir en Montmartre de Paris en 1881 fue el primer cabaret famoso. muchos de sus clientes eran escritores pero la mayoria eran pintores y estudiantes de Bellas Artes. Solian actuar cantaurotes como Aristide Bruant.
Otros escenarios del cabaret fueron:
-El Folies Bergere, en Paris
-Els Quatre Gats, 1897, Barcelona, España
-El Molino, en 1899 en Barcelona, España.
-Überbrettl (Buntes Theater, Teatro Rojo) en 1901, en Alemania.
-El Armenonville, inaugurado en 1910 en Buenos Aires, Argentina.
-En 1916, el Cabaret Voltaire, en Zúrich, Suiza
-El Cotton Club de Nueva York, pero como no obtubo exito se vendió.
Los primeros espectáculos de cabaret no tenían prácticamente ninguna semejanza con el music hall, ya que consistían, principalmente, en actuaciones de bailarinas de can-can, cantautores y travestís (y también mujeres disfrazadas de varones), espectáculos que no formaban parte del repertorio habitual del music hall. Además, el can can había sido prohibido por la censura en el Reino Unido. Pero a lo largo del siglo XX, los cabarets fueron ofreciendo espectáculos cada vez más variados, por lo que muchos artistas de music hall también fueron artistas de cabaret y viceversa.
De todos modos, hay países, como el Reino Unido, en los que el público prefería los espectáculos de music hall, o Estados Unidos donde prefería los de burlesque. En España, tuvo más éxito la revista que el cabaret
El Music hall fue una forma de espectaculo muy comocido en Gran Bretaña entre 1850 y 1960.
El término puede referirse a:
-Una forma particular de espectaculo con una mezcla de cancion, comedia y baile. El music hall puede ser presentado por entusiastas canciones y actos cómicos.
-El teatro u otro lugar en donde se desarrolla dicho espectáculo.
La palabra “burlesque” significa ‘boca abajo en un estilo’ y se refiere a espectáculos teatrales, que suelen consistir en historietas de parodia.
-Los intérpretes a menudo forman coros o grupos con exuberantes y coloridos trajes, el estado de ánimo apropiado para la música y la iluminación espectacular, y se incluyen actuaciones con fuego y contorsionismo.
Moulin Rouge, que se ubica en Paris, Francia,Tipos de Cabaret
– Los que siguen la tradición de Le Chat Noir y del Lapin Agile:
Son de tamaño medio, siempre tienen un bar. Actúan cantautores, cantantes, músicos, pero no exclusivamente ni en todos los lugares. En inglés este tipo de cabaret se denomina french cafe(café francés)
– Los que siguen la tradición del Moulin Rouge y del Folies Bergère:
Son grandes, tienen un bar y un restaurante, presentan revistas, son del agrado de muchos turistas. Uno de los más famosos es el Lido de París.
– Los que siguen la tradición del Els Quatre Gats de Barcelona y del Cabaret Voltaire de Zurich:
Tienen un bar, pero no sillas ni mesas. Esto suele hacerse para aumentar el aforo de la sala. Así, por ejemplo, el Cabaret Sauvage de París tiene una capacidad de 600 espectadores, si están sentados, y de 1.200, si están de pie. También es bastante frecuente en cabaret donde se interpretan ritmos adecuados para la danza, para que el público pueda bailar mientras escucha la actuación.
Fuente:  http://cabarettshow.blogspot.com/

cab 1La edad dorada del cabaret
La última sala transformista sobrevive en Benidorm gracias a los jubilados
SUSANA HIDALGO Benidorm (Alicante) 13/04/2008
El espectáculo en El Molino, la única sala de transformismo que queda abierta, dura dos horas y media.M. PATXOT”¡Ay, cuidado con los huevos!”, grita el transformista al pasar rozando entre el público a los hombres y la sala entera estalla en carcajadas. Diez de la noche y comienza el espectáculo en El Molino (Benidorm), el último teatro dedicado al tranformismo que se mantiene abierto en España después del cierre del mítico El Molino, en Barcelona y del Scala Meliá, en Madrid. Hay transformistas que trabajan en hoteles o en bares, pero como El Molino de Benidorm, un teatro con capacidad para 350 personas, ya no queda nada similar.
“Sin los abuelos no llenaríamos. Vivimos del Imserso. Paradójicamente, el verano para nuestro negocio es más flojo”, afirma rotundo Carlos Melis, el dueño de la sala. A Carlos le casó con su novio en el mismo local “María Jesús, la de los Pajaritos, cuando era concejal”. Y enseña como muestra varias fotos del enlace colgadas en la entrada del recinto.

flor otoñoDesirée, la ‘vedette’
El Molino se llena noche tras noche. La sala abrió hace 12 años y en el espectáculo participan una docena de artistas. La vedette se llama Desirée y está operada de cambio de sexo. “Me operé en diciembre en Barcelona y el 3 de enero ya estaba en Benidorm subida al escenario”, cuenta Desirée, que entre plumas y dorados canta canciones picantes con una voz suave y postiza gracias al play back. “El público es lo mejorcito, les encanta el espectáculo. Estoy enamorada de Benidorm, y ¡que viva Benidorm!”, se enciende antes de subir al escenario.
A las ocho ya hay cola para entrar. La sala se publicita “en los hoteles y en la televisión de Albacete”, cuenta el dueño. Los chistes más aplaudidos son los de sexo y cualquier alusión a las palabras “conejo” o “pito” son recibidas con aplausos y gritos de escándalo. Alguna mujer se pone roja cuando el transformista les dice a las jubiladas que practiquen sexo oral a sus maridos. A un hombre, con la cara colorada, parece que le va a dar un ataque de no parar de reir.
También hay mucha carcajada suelta cuando un transformista vestido de novia hace un chiste sobre Belén Esteban. “¡Las vacas del pueblo ya se han escapao!”, canta uno de los artistas y todos, entregados, responden: “¡Riau, riau!”.
Hay más de un jubilado que repite en El Molino. “Es la tercera vez que vengo, este año me he traído a mi hermano”, cuenta entusiasmada al finalizar el espectáculo Pilar, de Zaragoza. Los artistas se meten con Franco y uno de ellos reclama la dignidad de los transformistas. Sus palabras se llevan el mayor aplauso.
“Lo mejor, el respeto mutuo”
cabsCristina Mora, de 59 años, empezó en el espectáculo al final de la dictadura
“Yo no me opero de cambio de sexo no por falta de ganas, ¡sino porque me han dicho que no tienes orgasmos!”, explica sin pelos en la lengua Cristina Mora, de 59 años, peluca amarilla y raya del ojo hasta el infinito. En un descanso en el espectáculo, este transformista, que se siente “muy mujer”, se retoca con polvos nacarados en su camerino.
Rodeada de fotos de toreros, de vírgenes y de “tíos buenos” como Javier Bardem o Miguel Ángel Silvestre (de la serie Sin tetas no hay paraíso) explica que empezó a trabajar de peluquera en Barcelona y de ahí salió del armario. “Cuando Franco daba sus últimas bocanadas yo empecé en el transformismo. He trabajado en muy buenos sitios. En Barcelona, en Sevilla, en el extranjero, en Andorra”, explica con gracia esta gaditana. Para ella, lo mejor de El Molino es el público y el respeto que hay entre ambas partes. “Yo les hago bromas, chistes guarros, pero jamás traspaso el límite ni hago que pueda hacerles sentir mal”, recalca.
Cada transformista tiene una historia diferente, pero todos coinciden en lo mismo: el cariño a los jubilados. “Yo les miro como si fuesen mi madre o mi abuela y les trato igual”, dice Emilio, de 43 años y que ha bailado con “la Cantudo”. “Son muy cariñosos, después del espectáculo te preguntan y te tocan. Se fijan mucho en la nuez y en el pito”, concluye mientras se señala con el dedo ambas partes.
Le Chat Noir en Montmartre de Paris en 1881FLOR DE OTOÑO
JOSE MARIA RODRIGUEZ MENDEZ
CONDENADA AL INVERNADERO
Este artículo sobre la obra de Flor de Otoño, se escribe en septiembre octubre de 1975. En Noviembre de ese año morirá Franco. Desde hace algunos años la censura litigaba con los autores y los silenciaba. Además de un análisis de la obra, el crítico aprovecha para denunciar el ostracismo al que están sometidos autores como Sastre, Olmo y el propio Rodríguez Méndez.
«Un espíritu demoníaco preside las noches infamantes del «barrio chino» de Barcelona: busconas, veteranos en oficios de tercerías, mercaderes de drogas y sujetos de aspecto andrógino, sacerdotes de los más repugnantes ritos y maestros en toda suerte de delitos y crímenes, se muestran hondamente preocupados por su inmediato porvenir. Los burdeles y music-halls que brotan a lo largo de la antigua calle del Conde del Asalto y sus adyacentes ven amenazada su leyenda de enfermizo encanto por la nueva Ley de Vagos.»
Este trozo de un artículo de J. M. Aguirre publicado en 1933 nos introduce en la atmósfera que refleja Flor de Otoño, la última (1972) y, para muchos, la mejor obra de José María Rodríguez Méndez (Publicada en Primer Acto, núm. 173, 1974).

Si he reproducido una cita histórica como introducción al análisis de la obra, esto se debe a la base real de la mayoría de los lugares, acontecimientos y personajes del texto. Flor de Otoño era un joven de maneras afeminadas, cejas depiladas y labios pintados en forma de corazón que en sus delicadas contorsiones al bailar se metamorfoseaba hasta aparentar un adolescente con la mitad de sus treinta y dos años. Individuo considerado como muy peligroso por la policía como muy peligroso por la policía, asiduo concurrente de como muy peligroso por la policía, asiduo concurrente de los medios extremistas y de los pistoleros, incluso colaboraba con los anarquistas. «La Criolla” (“Bataclan” en la obra) era el más típico cabaret del «barrio chino», feudo de los transformistas, travestís o “imitadores de estrellas”, que cantaban disfrazados de mujer, y que proliferaron en los últimos años veinte y primeros treinta.

En esta obra, subtitulada Una historia del Barrio Chino, Rodríguez Méndez prosigue su temática crítica sobre la sociedad española del siglo presente, estructurada como una serie de «episodios sociales» que «tratan de expresar dramáticamente los sufrimientos, frustraciones y esperanzas de la sociedad en todos sus estratos: desde los infrahombres hasta los niños burgueses y canallas», como dice el mismo Rodríguez Méndez. Sus personajes suelen ser víctimas que no se resignan al papel que les ha tocado en una España de injusticia y pandereta, de crueldad y peso muerto. Su rebelión es vitalista y sus posibilidades de éxito no existen: están abocados a la derrota.

Miembro de la «generación perdida» o «amordazada» que intenta hacer algo en los años cincuenta, Rodríguez Méndez participa también de su visión realista del teatro, sus escenas violentas y críticas que apenas han tenido oportunidad de subir a los escenarios. A pesar de sus catorce obras escritas, Rodríguez Méndez apenas es conocido del gran público como autor teatral. La censura, en su doble vertiente estatal y comercial de los empresarios que dictaminan qué tipo de teatro debe ofrecerse al público, ha sido la responsable de que casi todos los montajes de sus obras lo hayan sido por grupos independientes para representaciones marginales y casuales. «La verdad es que no puedo dejar de considerarme deprimido. Pero no fracasado ni siquiera frustrado. Deprimido, cansado de tanta lucha, sí, pero también convencido de que… traté de expresarme como mejor pude», dirá R. M., para concluir que «ya no escribo para estrenar». El drama personal de esta generación (en la que se hallan Sastre, Olmo y Martín Recuerda entre los más característicos) es que en su momento, cuando el tipo de teatro que escribían pudo haber sido eficaz, las circunstancias políticas del país y la limitación cultural de la población se opusieron como un muro infranqueable ante ellos. El desánimo, después de años de lucha agotadora, explica en parte la, para muchos, destructiva postura del mismo R. M. y de Martín Recuerda al prohibir recientemente a una serie heterogénea de personas, grupos independientes e instituciones (donde se mezclaba a Marsillach y la Espert con los Goliardos y la Organización Sindical) que representaran ninguna de sus obras. ¿Amarga constatación de que lo que el Régimen no aceptaba tampoco era del agrado de los progresistas del teatro?

De hecho, aunque la época del realismo crítico pertenezca a un pasado ya superado, la fuerza creativa de estos autores puede seguir ofreciendo material muy aprovechable, con un nuevo tratamiento por su parte, más cercano a las preocupaciones y estética de la gente del teatro comprometido actual. Si no caen en el peligro de la búsqueda de la comercialización (que podrían conseguir con el oficio que han adquirido), hay lugar (y necesidad) para gente como ellos en la brecha de la lucha cultural.

Una buena prueba de la posible vigencia de los «dramaturgos de la mordaza» se encuentra en Flor de Otoño, obra de enormes sugerencias que merecía ser montada con seriedad.

Flor de Otoño, con estar situada en plena época «retro», tiene de todo menos nostalgia. Quizás su característica más acentuada sea la dicotomía, su división dolorosa en mitades irreconciliables, hermanadas tan sólo por sus condicionantes brutales. Flor de otoño, «imitador de estrellas» que trata de crearse una imagen con su canción:
«Flor de cabaret /
Ojos de pasión /
Flor de Otoño me llaman a mí. /
Flor de invernadero del viejo París. /
Flor de coca, coca, coca … iiina .. /
misteriosa flor, /
rosa de la Chiina .. Chiiina … Chiiiina … Ay … »
y que es capaz de asesinar ,por celos a otro travestí, es al mismo tiempo «Lluiset», abogado bien considerado y miembro de una familia de la más encopetada burguesía catalana. Entre la alta sociedad y el barrio chino, la homosexualidad y la acracia, su doble vida, lo configura como un personaje extraordinario. En torno suyo, la distinguida familia Serracant (uno de cuyos miembros proclama, como fórmula, que todo lo resuelve la «tranquilidad y buena alimentación»), fabricantes de textiles, paraguas y perfumes, hijos de un general de los de Cuba y Marruecos, forma un bloque para defender el apellido, envuelto en vapores fúnebres y crepusculares.

Para escapar de este encorsetado e hipócrita ambiente, el Lluiset se transfigura en la espectacular Flor de Otoño, capaz de las mayores provocaciones, que se mueve a placer entre el vicio y la pasión. La noche de su .presentación estelar en el «Bataclan» la inicia vestida de lentejuelas en el escenario, para desencadenar una violenta trifulca .Y terminar robando armas en el cuartel de las Atarazanas.
La última parte ofrece la vertiente más «política» del Lluiset, en la cooperativa obrera del «Poble Nou», centro de reunión de ,los anarquistas locales. Allí dirige atentados y atracos, que culminan con un ataque de la Guardia Civil que rodea el edificio y llega a utilizar hasta la artillería pesada para doblegar a los rebeldes que resisten en el interior, entre humo y ruinas.

Capturados el Lluiset y sus dos íntimos amigos, son condenados a muerte. Al preguntarles, según la ordenanza, si tienen algo que manifestar, uno escupe, el otro grita hosco: «¡Viva el comunismo libertario!», mientras que Lluiset pide permiso para pintarse los labios, ante la consternación de los militares presentes.

La dualidad temática se acompaña de la lingüística. Parte de los personajes hablan castellano y parte catalán… o, como dice Rodríguez Méndez, «una especie de lunfardo castellano-catalán, con ciertas incrustaciones de ‘lingua francá’ portuaria que se habla en Barcelona… es el catalán fonético que he escuchado por las calles y las residencias señoriales, captado por mi oído de “‘Xarnego’ como un elemento folklórico más».

Este sentimiento de R. M. de ser un «extraño», en Cataluña, a donde fue a vivir su familia en 1939 cuando tenía catorce años (él había nacido justo al lado del Rastro madrileño) Y que ha sido su morada más habitual, explica también la separación entre personajes según su lengua y las connotaciones que ello posee. Otro desgarro, entre nativos Y foráneos que deben convivir juntas.

Para mí, la catástrofe final, ese combate con sangre, sudor y hierro, con unos anarquistas de cartón piedra que no evidencian ideas coherentes, no es más que eje, pretexto para datar de mayor carga a la obra, y encarrilarla hacia la efectista ejecución. Crea que es una exageración que perjudica el ritmo del conjunto.
“El teatro es un vehiculo maravilloso de integracion , porque es introspeccion y apertura al mundo”
trancabaretQue es TransCabaret?
Es una compañía de variedades creada recientemente por ATA (Asociación de transexuales de Andalucía) como respuesta a la necesidad de un grupo de mujeres luchadoras, con una historia de marginación social en común y con una necesidad mutua de transitar nuevos caminos en sus vidas, sin dejar de lado la lucha activista por unos derechos básicos que les han sido y son sistemáticamente negados. Estreno en Sevilla de TRANScabaret david91 noviembre 28, 2011
La compañía de variedades TRANScabaret nace recientemente de la mano de ATA (Asociación de transexuales de Andalucía) como respuesta a la necesidad de un grupo de mujeres que han sufrido una exclusión social importante. Ahora se ven con la necesidad y las ganas de emprender nuevos proyectos, descubrir otros caminos sin dejar nunca de luchar por los derechos que les han sido, y les son, continuamente negados.

El espectáculo, que comparte el mismo nombre que el de la compañía, fusiona estilos como el café concert, el cabaret, el cuplé y el burlesque acompañados de humor y reivindicación social y un mensaje de integración.
Las doce mujeres que forman TRANScabaret quieren llevar al público su cara más amable con esta función que se estrena el próximo 14 de diciembre en el Teatro Duque de Sevilla.
La idea fue de Mar Cambrollé, presidenta de ATA, quien dice que su deseo es llenar de luz y color la existencia de aquellos a los que en pleno siglo XXI se les sigue intentando que tengan una vida en blanco y negro.
http://www.youtube.com/watch?v=YweI-t523Ew&feature=player_embedded

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s